imagotipo

Marcelino, Pan y Vino | Gustavo Sauret

  • Pan y Vino: Gustavo Sauret

En Au Pied de Cochon Polanco, el evento del año: la cena-maridaje de Château Mouton Rothschild presidida por Erwan Le Brozec al alimón con don Pedro Poncelis…

Historia de los Rothschild y de la baronesa Philippine de Rothschild…

Casi cerrando 2015 se puede afirmar, según algunos cronistas y sommeliers que el mejor evento del año “gastro-enológico” fue: la cena-maridaje de Château Mouton Rothschild con motivo de la visita de “monsieur” Erwan Le Brozec vicedirector comercial de Baronne Phillippe de Rothschild, quien con el “maitre sommelier” del presidente intercontinental don Pedro Poncelis -el más experimentado sommelier de México, y enólogo autodidacta-, dirigieron en el en el restaurant Au Pied de Cochon Polanco hace días, una cata con memorable casamiento de alimentos y vinos Rothschild con cuatro de sus etiquetas de la vinícola más representativa de Francia: la sociedad Château Mouton Rothschild y Baronne Philippine de Rothschild… Y de la vinícola le ilustro lector, lo que el ingeniero Poncelis comentó en exclusiva: ”La empresa familiar fundada en 1933 por el barón Philippe de Rothschild, ha marcado gracias a él su constante compromiso, su espíritu independiente y su genio visionario, en la consolidación de una gran empresa en su largo reinado (1922-1988), por parte de un hombre de acción, que estuvo marcado por una serie de decisiones clave, algunas de las cuales han revolucionado el mundo del vino y su vinícola en la región de Medoc. Su facturación asegura más de 200 millones de euros. Hoy Baron Philippe de Rothschild es impulsada por una constante ambición: “Hacer los mejores vinos del mundo”, cada uno en su clase como: el Château Mouton Rothschild Premier Cru Classé de Pauillac, y con sus otros vinos de marca Château, y el famoso Mouton Cadet; comercializando sus productos en más de 150 países en el mundo”, comentó el ingeniero Poncelis; del último vino le informo se vende también en México gracias al importador Exclusivas Benet.

Baronesa Philippine de Rothschild…

Y de la esposa del Barón Phllipe, amable leeperiódico el “maitre sommelier” notifico que: “La baronesa Philippine de Rothschild, murió 22 de agosto 2014, era la propietaria, -con sus hijos hoy herederos-, de los tres grandes “Crus” de Pauillac en Médoc: Château Mouton Rothschild Premier Cru Classé, Château Clerc Milon y Chateau Armailhac. Ella fue presidente del consejo de administración y accionista mayoritaria de Baronne Philippine de Rothschild SA, el principal exportador de vinos de Burdeos AOC; y de “madame” Philippine de Rothschild le cuento a tus lectores, que: pasó su infancia en Francia durante la Segunda Guerra Mundial. Mientras que su padre Baron Philippe de Rothschild (1902-1988) se unía el general De Gaulle; su madre fue deportada al campo de concentración por las hordas de Hitler en Ravensbrück, donde murió en 1945. Philippine escapó milagrosamente de la muerte… Apasionada por el teatro, y logrera del Conservatorio Nacional de Arte Dramático de París en 1958, se dedicó a la Comedia Francesa. Luego, más tarde, de un primer matrimonio con el actor y director Jacques Sereys se casa con el académico y escritor Jean-Pierre de Beaumarchais; -de sus dos matrimonios, tuvo tres hijos: Camille Philippe y Julien, nacidos en 1961, 1963 y 1971-… después de haber salido de la Comedia Francesa, continuó su carrera teatral. Cabe destacar que entre 1973 y 1980, era tal su pasión por el teatro que se puso de pie por Madeleine Renaud en una de las principales funciones de Harold y Maude. Pero eventualmente, ella se alistó más activamente en la vida de Mouton y sociedad de la familia. En 1981, se creó la exposición itinerante “Mouton Rothschild, Arte y Etiqueta”, que se hizo posible conocer en el mundo las obras originales de pintores famosos para las etiquetas de Château Mouton Rothschild. Philippine tuvo éxito en todas sus funciones. Pero ella siempre irradiaba, más; la gloria de Mouton: “Espectáculos de vino y en la meca del turismo”. Con energía contagiosa, se dedicó a modernizar la herramienta de trabajo de la empresa, para ampliar su oferta, gracias a su eficiencia empresarial y personal filosofía de trabajo, tanto para los vinos como para la comercialización; la baronesa era una mujer excepcional, ésas que dan ejemplo a los varones: tesonera, enérgica y “genial” entre otros valores; ganándose a pulso ser Oficial de la Legión de Honor y Oficial de Artes y Letras: “Gloria a la madame”… Hoy su hijo mayor, Philippe de Rothschild Sereys, -de 55 años, un profesional de Harvard Business School- le sucede en el cargo como presidente del Consejo de Vigilancia desde 2006. Sus otros hijos, Camille y Julien, trabajan en estrecha colaboración con el nuevo presidente; los tres unidos en fidelidad a la obra de su madre: “La moneda del Château (castillo) Mouton Rothschild no cambia”: ¡Salud! Por los Rothschild… Y terminó el Pan y Vino, hasta el próximo descorche, Dios mediante.

Correo: marcelinopanyvin@yahoo.com.mx.