imagotipo

Más allá del TPP: La importancia estratégica del sector portuario mexicano / Consideraciones/ Aarón Irízar López

  • Aarón Irizar López

Afinales del siglo XIX y principios del XXI, el almirante estadunidense, Alfred Thayer Mahan, diseñó una teoría geopolítica sobre el poder marítimo que ha trascendido como una de las más importantes en la historia y cuya vigencia se extiende hasta nuestros días. A grandes rasgos, su teoría señalaba la importancia que el mar y el poderío naval tenían para las naciones de condición marítima para el desarrollo de su economía y la protección de su seguridad nacional, por lo que el dominio marítimo resultaba imprescindible.

Actualmente, a raíz de la firma del Tratado de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), la máxima de Mahan vuelve a cobrar relevancia. Los países miembros, que en conjunto representan el 40 por ciento del PIB y el 25 por ciento del comercio a nivel global, pertenecen a la región marítima más activa en materia económica y comercial, en este sentido, nuestro país cuenta con una serie de características que lo pueden colocar en una posición estratégica frente a sus demás socios.

Una de estas ventajas, es su importante posición geopolítica: Un país bañado por las aguas del Pacífico y las del Atlántico que además juega el papel de bisagra entre Europa y Asia, así como plataforma de intercambio entre el norte y sur del continente americano. A esto, debemos agregar la situación de vecindad de México con Estados Unidos, una de las principales potencias económico-comerciales y uno de los mayores mercados en el mundo.

Por otro lado, México cuenta con una infraestructura portuaria de gran calidad y competitiva a nivel mundial. Según la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, México ocupa el lugar número siete gracias al Puerto de Manzanillo que junto con el de Lázaro Cárdenas son los más importantes de la costa del Pacífico de nuestro país.

Manzanillo es un punto de transbordo clave en el comercio con Estados Unidos para Centro y Sudamérica y es considerado el segundo puerto más importante de Latinoamérica por el lado del Pacífico. Así, la importancia de Manzanillo y otros puertos mexicanos se convierten en puntos clave para el comercio no solo entre México y los demás miembros del TPP, sino también para los intercambios entre ellos. Si observamos en un mapa la posición de nuestro país respecto de sus otros socios podemos apreciar a plenitud su calidad estratégica.

Según la Organización Mundial de Comercio, más del 80 por ciento de las mercancías que se comercializan a nivel mundial se transportan por vía marítima, en este escenario, los puertos son pieza clave en el intercambio comercial. Actualmente, México cuenta con 102 puertos y 15 terminales distribuidas a lo largo de su territorio, sumando un total de 117 puntos de gran dinamismo comercial tanto nacional como internacional con prácticamente todas las naciones del mundo. Además de Manzanillo y Lázaro Cárdenas, entre los puertos nacionales más importantes en el Pacífico se encuentran Mazatlán, Topolobampo, Salina Cruz, Acapulco, Guaymas, Puerto Vallarta, Zihuatanejo, Ensenada, entre otros.

De acuerdo con cifras del Centro de Innovación en Logística y Comercio de México (Ciltec), los puertos representan un sector de gran importancia para nuestro país. El año 2010 el movimiento portuario representó 135 millones de toneladas distribuidas en 39 puertos, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes prevé que para 2018 se alcancen las 500 millones de toneladas comercializadas.

Con la firma del TPP, actualmente el más importante acuerdo comercial del mundo, la importancia estratégica de México y sus puertos aumenta, lo que representa una gran oportunidad para nuestro país en materia económica, comercial y de infraestructura. Es necesario poner atención a este rubro si se desea posicionar a México como un importante eslabón comercial entre los miembros del TPP.

Para Sinaloa, particularmente, la entrada en vigor del TPP también tendrá una importante repercusión, fomentará el crecimiento económico, el desarrollo comercial y la construcción de infraestructura, así como la creación de más y mejores empleos.

Estoy convencido que el TPP será un parteaguas en la historia comercial de nuestro país que coadyuvará en la obtención de beneficios y el desarrollo de la sociedad mexicana en general. Asimismo, veo con beneplácito el impacto favorable que tendrá en el sector portuario de nuestro país.

* Senador de la República por el Estado de Sinaloa.

Twitter: @AaronIrizar

https://www.facebook.com/aaron.irizarlopez