imagotipo

Más en el Índice de Competitividad Urbana

  • José Roberto Ruíz Saldaña

  • José Roberto Ruiz Saldaña

El Índice de Competitividad Urbana (ICU 2016) -del cual referí la semana pasada, en este mismo espacio, algunos datos interesantes-, elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. (Imco), mide la capacidad de las ciudades mexicanas para atraer y retener talento e inversiones. Dos apartados ahí contenidos llaman la atención por lo relevantes que son para esos propósitos: la necesidad de un Servicio Profesional de Carrera en los gobiernos locales y el predial como una herramienta para obtener mayores recursos propios.

En cuanto hace al primero, hay que destacar -como bien se sostiene en el documento- que ningún municipio en el país ha adoptado un verdadero SPC, lo cual es una tragedia pues significa que imperan administraciones patrimonialistas y clientelares “donde el eje de la supervivencia no es el mérito, sino la lealtad”.

Según el ICU 2016, hay administraciones con más de 10 mil servidores públicos, como Guadalajara, Iztapalapa y Zapopan; en promedio los gobiernos locales emplean a 14 servidores públicos por cada mil habitantes y existen más de 200 administraciones locales con exceso de personal. Asimismo, los titulares tienen en promedio 13 años de escolaridad, es decir, equivalente a educación preparatoria.

Además, 75 por ciento de los funcionarios municipales en el país reciben un sueldo menor a 10 mil pesos mensuales y en los municipios de menor tamaño, 75 por ciento de sus trabajadores perciben un sueldo menor a cinco mil pesos mensuales. Esta situación es catastrófica: hay incapacidad de atraer talento a la administración municipal y habría un uso patrimonialista de la administración, pues a fin de optimizar electoralmente los recursos públicos se prefiere repartir más puestos de menor salario entre grupos de apoyo político, que ofrecer menos puestos con salarios más competitivos. Asimismo, en los municipios más pequeños 79 por ciento de los funcionarios municipales no cuentan con ningún tipo de seguridad social.

También en el ICU 2016 se destaca que, en promedio, las administraciones municipales y delegacionales disponen de 0.2 equipos de cómputo por cada servidor público y que en 32 por ciento de los municipios menos de 25 por ciento de sus dependencias o unidades administrativas cuentan con acceso a internet. Adicionalmente, solo 34 por ciento de los municipios tienen un sistema para la gestión de un trámite o servicio y 32 por ciento para procesarlo.

Finalmente, en materia de catastro, el ICU es muy claro en perfilar una reforma que supere tres barreras: a) modernizarlos y vincularlos a los registros públicos de la propiedad, b) romper el círculo vicioso del no pago y no cobro y, c) que la Federación y los estados fuercen a los municipios a mejorar la recaudación.

Ciertamente, mejorar los recursos humanos y elevar los recursos financieros son grandes pendientes de las administraciones municipales. Es necesario que la ciudadanía exija de sus autoridades más inmediatas acciones para acrecentar el talento y las inversiones.
Consejero electoral del INE

@Jose_Roberto77

joseroberto.ruiz@ine.mx