imagotipo

Más mexicanos conectados al mundo / Raúl Aarón Pozos Lanz

  • Raúl Aarón Pozos

El pasado 29 de enero se publicaron las bases del concurso para la adjudicación de un proyecto de Asociación Público Privada (APP) para la instalación y operación de la Red Compartida, que se convertirá en una red pública de telecomunicaciones.

Dicha red estará destinada exclusivamente a comercializar capacidad, infraestructura o servicios de telecomunicaciones al mayoreo a otros concesionarios o comercializadoras. Esto significa que quien resulte ganador del concurso, tendrá que generar una red móvil 4G que cubra al mayor porcentaje de la población del país. El proyecto ganador tendrá que instalar una infraestructura que alcance a más del doble de mexicanos que el promedio de las redes 4G actuales.

Esto significa que se habilitará este importante servicio a más de 40 millones de personas adicionales a las que ya gozan de estos servicios. El ganador de este proyecto será dado a conocer el 24 de agosto de este año.

Este proyecto, producto de la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones que aprobamos en los primeros años de la administración del Presidente Peña Nieto, es el primero de esta naturaleza en el mundo, y lo es no solo por su magnitud, es decir, 40 millones de personas adicionales conectadas, sino porque su implementación permite que se cumpla con el derecho que nuestra constitución otorga a todos los ciudadanos, el derecho al acceso a la banda ancha de internet.

Los objetivos de este proyecto son el de acelerar la disponibilidad y el acceso a servicios de banda ancha en todo el país, promover precios competitivos y elevar su calidad a estándares internacionales.

Cabe mencionar que los beneficiarios no solo serán los millones de ciudadanos que ahora podrán acceder a la banda ancha, sino que escuelas, hospitales, clínicas y centros de salud en zonas rurales podrán tener acceso a internet.

Gracias a la Red Compartida, se mejorará la calidad de los servicios que tenemos los mexicanos, por ejemplo, en materia de salud se podrá hacer un monitoreo remoto de pacientes con geolocalización en tiempo real. Se podrá tener comunicación unificada entre instancias de protección civil y seguridad, rastreo de vehículos, videovigilancia, control de tráfico y señalamientos inteligentes. En materia comercial y servicios bancarios, se podrá contar con más puntos de venta con tarjeta de crédito y débito y se tendrá mayor acceso servicios financieros.

Los beneficios de este proyecto son claros y su potencial es aún mayor. Durante la pasada reunión en Davos, Suiza a la cual asistió el Presidente Peña Nieto, se habló de lo que ahora se conoce como la cuarta revolución industrial y en esa reunión el Presidente dijo que estamos en la era de la innovación y que las tecnologías de última generación están transformando por completo los sectores económicos a una velocidad impresionante.

Para aprovechar al máximo sus beneficios -dijo el Presidente- debemos tomar medidas que nos permitan preparar a nuestras economías y sociedades, con especial énfasis en tres áreas clave: educación, ambiente de negocios y conectividad.

Los esfuerzos legislativos y de construcción de una nueva arquitectura institucional en México se han centrado precisamente en esos sectores de política, la educativa para acceder plenamente a la sociedad del conocimiento, pero también el conjunto de reformas estructurales para reforzar radicalmente la competitividad y el clima de negocios en México.

Sin embargo, la educación y la renovación de la vida económica del país, ahora tienen que pasar por la revolución de las telecomunicaciones en el mundo y esa es la razón por la cual se realiza el concurso internacional de la Red Compartida.

El Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, ha señalado que México actualmente se encuentra rezagado en cobertura 4G, pero que para cuando la Red Compartida se encuentre totalmente desplegada, se estima que ésta contribuya a colocar al país entre las primeras 15 naciones con mayor cobertura.

Con el proyecto de la Red Compartida, México se ubica a la vanguardia junto con un grupo muy pequeño de naciones, para innovar y dotar a sus ciudadanos de las herramientas tecnológicas más modernas para el despliegue de su potencial creativo y económico.

Estos son los beneficios inmediatos de las reformas estructurales que se han venido implementando desde el inicio de la administración del Presidente Peña Nieto.

Ya lo disfrutamos en una mayor oferta y competencia entre los proveedores de servicios de telefonía y pronto lo disfrutarán más de 40 millones de mexicanos que hasta ahora han estado al margen de una tecnología que marcará la cuarta revolución industrial en el siglo XXI.

 

* Senador de la República por el estado de Campeche. Partido Revolucionario Institucional.