imagotipo

Masha y el oso, sembrar para el futuro

  • Entre Piernas y Telones : Hugo Hernández

Los buenos hábitos, como todo mundo sabe, se adquieren en la niñez. Leer, una sana alimentacióncivismo, reglas de urbanidad, higiene, etcétera. Lo mismo aplica para las actividades recreativas y culturales, en la que el teatro debiera formar parte de esa canasta básica lúdico-formativa, esencial para cualquier ser humano.

Por ello hay que celebrar todas las iniciativas y esfuerzos que acercan a los niños y sus familias a las actividades teatrales. Un ejemplo claro de ello son las adaptaciones de exitosas series televisivas que transformadas en representaciones escénicas acaparan al público infantil acercándolo, en muchas ocasiones por vez primera, a un teatro.

Ejemplos sobran, desde aquellas míticas Tortugas ninjas, pasando por Dragon Ball y decenas de títulos que año tras año, especialmente en las vacaciones de verano y decembrinas, son un imán de taquilla para los menores, y evidentemente sus padres.

Más recientemente el fenómeno de Pepa Pig ha hecho historia agotando locales aquí y allá. Por ello no extraña que llegue ahora la versión teatral de la muy exitosa serie Masha y el oso, un programa originario de Rusia, realizado en 3D, y que en México cuenta con millones de pequeños fanáticos.

De la televisión saltó al mercado de los juguetes, con igual éxito, y ahora llega al teatro de manos de Animaccord y Tycoon, dos empresas que se han convertido en el rey Midas de este género, pues todo lo que montan se convierte en un hitazo de taquilla.

Masha y el oso, ¡el show en vivo!, es un musical en el que Masha se lanza en busca de los ingredientes especiales que necesita para prepararle una gran sorpresa a su amigo oso. Éste la acompaña para protegerla y asegurarse de que siempre esté libre de peligro. Juntos recorrerán el mundo en tren y descubrirán con la ayuda del panda, el tigre y el pingüino, el poder de los deseos, de los sueños y el valor de la amistad.

El espectáculo cuenta con ocho cambios escenográficos, 14 actores en escena, y una sofisticada tecnología en audio, iluminación y efectos especiales, además de un acercamiento innovador en el desarrollo de vestuario y caracterización, lo que se convierte en un gancho para atrapar la atención de los niños, que salen más que satisfechos de esta función.

Cuatro fines de semana estará este espectáculo en la Ciudad de México, para luego hacer una gira por distintas ciudades del país.

Ojalá que esos pequeños que hoy van al teatro animados más por el éxito televisivo de los personajes que conocen, se enamoren de los escenarios, y se conviertan en público para toda la vida. ¡Ojalá!