imagotipo

“Mejoralitos” contra contaminación ambiental

  • Jorge Galicia

Muchas dudas en torno al grado de conocimiento y conciencia que las autoridades tienen respecto al problema ambiental que a nivel megalópolis padecemos sus habitantes, porque después de varias semanas con contingencias por los altos índices de ozono registrados en el aire que respiramos, en la semana salieron a recetar “mejoralitos” para atender un problema de salud pública al borde del quirófano.

Las autoridades, integrantes de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), anunciaron que a partir del 1 de julio será obligatoria la verificación vehicular en las seis entidades que conforman la megalópolis; se establecen límites más estrictos de emisiones contaminantes y se incluye al transporte de carga federal. El paquete de acciones tendrá controles más estrictos a los límites de emisiones al incorporar el uso de tecnologías, así como de sistemas de diagnóstico a bordo y que lo mismo aplicará para vehículos particulares, transporte público y de carga, incluyendo los de placas federales. Los autos modelo 2016 y posteriores estarán exentos hasta por cuatro años de la verificación.

La CAMe dio a conocer las nuevas reglas para entregar los hologramas. Los autos 2005 y anteriores (1.9 millones de vehículos en el Valle de México) solo podrán aspirar al holograma 1, por lo que necesariamente tendrán que descansar un día a la semana y dos sábados al mes. Si no pasan esa verificación, tendrán holograma 2 y deberán sumar otros dos sábados de descanso al mes.

Muchas acciones contra los automovilistas, pero de otras fuentes contaminantes como la industria no se dijo nada, como tampoco nada hubo contra otras causas que contribuyen a la mala calidad de aire que respiramos, como los reductores de velocidad en vías secundarias, los vehículos de carga, las obras públicas, los tiraderos, la calidad de las gasolinas, nada, para las autoridades, los automovilistas son los culpables y con esa visión las acciones seguirán siendo cortoplacistas, sin mayor profundidad y sin darle una atención integral al tema.

Para algunos especialistas, como el físico de la UNAM, Héctor Riveros, según lo escuchamos en una entrevista de radio, no son los vehículos los que contaminan, los que contaminan son las gasolinas, y por ello es urgente mejorarlas y vigilar las que se importan. Y aclara que el exentar algunos modelos hasta cuatro años de esta norma, no es garantía de que estos autos no contaminen, pues en algún momento pueden tener problemas y también contaminar.

También hay quienes opinan que las medidas van por el camino correcto, es cierto, pero otros van más allá y ponen el dedo en la llaga al señalar que las sustancias que infectan los aires metropolitanos conducen directamente a los principales responsables de la contaminación, ahí están Pemex, los fabricantes de automóviles, la zona industrial del Valle de México y los fraudulentos verificentros.

Además de insuficientes, las medidas llegan tarde, más de diez años después, por lo que urgen acciones que vayan de la mano con las planeaciones urbana, ambiental y de transporte, que tengan una visión integral para contrarrestar las dudas que persisten en nuestra población, de no ser así el problema de la contaminación seguirá mostrando a las autoridades ambientales como autoridades de escritorio, improvisadas y omisas en su responsabilidad pública.

jorgelgalicia@yahoo.com.mx