imagotipo

Mensaje del secretario general con motivo del Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto / Ban Ki-Moon

  • Ban Ki-moon

Durante la Segunda Guerra Mundial, seis millones de judíos fueron sistemáticamente apresados y exterminados. Los nazis también asesinaron a sintis y romaníes, presos políticos, homosexuales, personas con discapacidad, testigos de Jehová y prisioneros de guerra soviéticos.

El Holocausto fue un crimen de proporciones colosales y nadie puede negar la evidencia de que ocurrió. Todos los años recordamos a las víctimas y honramos el coraje de los supervivientes y de quienes los ayudaron y liberaron, reiterando así nuestra determinación de evitar que se repitan esas atrocidades y rechazar la odiosa mentalidad que las hace posibles.

De las tinieblas del Holocausto y las crueldades de la Segunda Guerra Mundial surgieron las Naciones Unidas para reafirmar la fe en la dignidad y el valor de cada persona y defender los derechos de todos los seres humanos a vivir en condiciones de igualdad y sin discriminación.

Estos principios siguen siendo esenciales en nuestros días. En todo el mundo hay personas que continúan sufriendo discriminación y ataques, y millones de ellas tienen que huir de la guerra, la persecución y las privaciones. Es nuestro deber recordar el pasado y ayudar a quienes ahora nos necesitan.

El Programa de Divulgación sobre el Holocausto y las Naciones Unidas lleva más de diez años trabajando para educar a los jóvenes acerca del Holocausto. A esta labor esencial siguen contribuyendo muchos colaboradores, incluidos supervivientes del Holocausto.

El Holocausto constituye un poderoso recordatorio de lo que puede ocurrir cuando dejamos de percibir nuestra humanidad común. En este día de recordación de sus víctimas, insto a todos a que denuncien las ideologías políticas y religiosas que enfrentan a las personas. Alcemos nuestras voces contra el antisemitismo y los ataques a grupos religiosos, étnicos o de cualquier otro tipo. Creemos un mundo en el que se respete la dignidad, se celebre la diversidad y la paz sea permanente.