imagotipo

Mente abierta

  • Mente abierta: Tomas López

¡Hola!
Uno de los principales problemas de las parejas de antaño y ahora, es sin duda la infidelidad, en la cual ellos los culpan a ellas y éstas a su vez, no dejan de señalarlos como los culpables absolutos del problema.

Sin embargo, las causas son múltiples. En un estudio de la UNAM se vio por ejemplo que los hombres fueron infieles por sentirse aburridos, incómodos, por una necesidad meramente sexual, por una incomodidad, por sentirse confundidos en la relación de pareja. Por el contrario, ellas dijeron que lo hicieron porque se sintieron solas o incomprendidas.

Pero un dato curiosos es que se entrevistaron a numerosas parejas que tras la infidelidad y el rompimiento, regresaron con su pareja original, porque encontraron mayor estabilidad y amor, lo que no lograron en su relación extramarital o extrapareja.

Recodemos que el establecimiento de una relación de pareja es a partir de una relación que se inicia con la atracción, continúa con el cortejo y pasa a la consolidación; y para conservarla se debe evitar el rompimiento entre cuyas causas principales es sin duda el engaño, llamado infidelidad.

Para conservar a la pareja, ambos integrantes deben mostrar amabilidad, confianza, empatía, fidelidad expectativas comunes, un buen nivel de comunicación, ser buenos amantes, atractivos el uno para el otro, ser buenos educadores con los hijos, apoyo, confianza, protección. Seguridad, cuidadores de los hijos, dar buen ejemplo, cuidar la economía y compartir las tareas del hogar en todo tiempo.

Bueno, ese es el ideal, sin embargo la realidad dista un poco o un mucho de tales deseos: Por todo ello, es una tarea en verdad titánica, pues además de que es muy difícil cumplir cabalmente con tales preceptos y otros más, siempre existe el riesgo biológico.
¿Biológico?

Sí, como lo es el sentirse atraído por otra persona del género opuesto… o del mismo y tener relaciones primero amistosas y, finalmente sexuales con esa persona.

También existen los deseos psicosociales, como lo es el pensar que con la otra persona que no es la pareja, se puede tener un nivel de convivencia mucho mejor que con la pareja oficial.

Algunas de las causas de la infidelidad, la UNAM encontró que son: la falta de atención a la pareja, el descuido a los hijos, el maltrato, el rechazo, las discusiones, las peleas, el castigo, las venganzas, las agresiones, la traición, el engaño, la mentira, el repudio y claro la infidelidad.

En un estudio más profundo, la UNAM encontró que en el mundo occidental-sí, todo el mundo- más del 50 por ciento de las parejas, ha tenido al menos una relación extrapareja.

Y se puede explicar desde el punto de vista biológico, que el ser humano fue diseñado para estar al lado de una sola pareja; sí… pero por corto tiempo. Que va de los dos a los tres años, tiempo después del cual uno u otro o ambos integrantes casi de manera “inconsciente” comienzan a buscar un sustituto, bien para satisfacer el plano sexual, o sencillamente como una compañía que les brinde las atenciones que ya no reciben de la pareja oficial.

Ahora, desde el punto de vista psicológico, cuando la pareja ya no llena ciertas necesidades, el ser humano se encuentra motivado para buscar los satisfactores que requiere fuera de la relación oficial.

De ahí que la infidelidad ha sido desde siempre una de las principales fuentes de ruptura de las parejas, pues se rompe el compromiso de lealtad sentimental, afectiva, amorosa, psicológica y sexual.

De esta forma la infidelidad se puede convertir en una fuente de sufrimiento para quien la recibe, pero también para quien la comete, pues ambos se sienten frustrados, devaluados, rechazados y traicionados, lo que genera un sentimiento de odio.

Como sea, si usted está pasando por este
periodo, no dude en acudir a terapia
urgente… tomaslopezo@yahoo.com.mx