imagotipo

Mercedes Monmany, tu guía europea

  • Profesión escritora: Andrea Balanzario

No en Europa, sino “guía europea” porque este libro te llevará por la obra de más de trescientos autores, para ser exacta, son trescientos dieciocho escritoras y escritores; lo mejor de la literatura europea del siglo pasado y los dieciséis de este siglo.

La semana pasada demoré horas en una librería de Miguel Ángel de Quevedo para elegir cuáles libros iba a comprar, por fin me decidí por uno como los que me gustan tanto: gordo, pesado, con inmejorable edición; es un ladrillo de casi mil 500 páginas de Mercedes Monmany, escritora, traductora, crítica literaria y editora. ¿Caro? Puede ser. Cuesta 604 pesos; pero si lo consideras como una guía de lecturas es más una inversión que un gasto porque ella debió leer miles de títulos para comentar en “Por las fronteras de Europa. Un viaje por la narrativa de los siglos XX y XXI”, qué autoras y autores son los que por sus cualidades de escritura, no por filiaciones editoriales, hay que leer para integrarnos desde México a Europa en una lectura que mueve a investigar y comprar los libros comentados con tanto amor como honestidad por la narrativa de los países nórdicos, Rusia, la tradición alemana, Gran Bretaña, Holanda, Irlanda, centroeuropa y los Balcanes, Francia, Turquía, Italia, Brasil, Portugal, incluso del África lusófona.
¿Quién es Mercedes Monmany?

La infancia de la niña Mercedes transcurrió como la de tantos niños en guerra. Vivió cerca de los Pirineos en el lado español, en Barcelona; justo al otro lado de las montañas vivía su abuela francesa en lo que para Mercedes era la puerta de una Europa libre de dictaduras como la de Franco. Cómo podía ser que una cordillera dividiera un mundo gris, pobre y triste del paisaje urbano francés: vivo, de colores brillantes y gente alegre. A partir de esos viajes a Monmany le interesó la geopolítica. Asimismo, los libros en casa de su abuela eran libres, de forma contraria a los libros de su casa: sombríos y abatidos cuya temática terminaba de acentuar la falta de libertad de la España de la Guerra Civil. A partir de esta experiencia en sus primeros años, la joven Mercedes se sintió atraída por las literaturas europeas, unas libres, otras sometidas: “Tanto húngaros como polacos, checos o balcánicos, yo los había leído intensamente, muchas veces a través de traducciones francesas. En países como España normalmente eran muy poco difundidos, de forma injusta, tengo que decir. Habían influido, por supuesto, las condiciones políticas que los tuvieron encerrados al mundo exterior durante décadas, pero también una escasez de traductores y de interés editorial durante un tiempo”.
Lectora y escritora

Quien lee mucho, termina por sentir la pulsión, irrefrenable, por escribir. Es una ley tan comprobable como la de Newton, así lo debió sentir Mercedes Monmany durante su carrera profesional siempre ligada a los libros. En realidad, Monmany se atrevió con un desafío monumental al seguir de cerca y analizar en sus amenos textos la creación literaria contemporánea en todas las lenguas y países de Europa.
Compañera de viajes

Viajes que pueden ser en principio literarios, pero invitan a otro tipo de viajes. Al leer Por las fronteras de Europa Monmany empieza su recorrido por los países nórdicos con uno de mis favoritos Knut Hansum (también lo fue de Juan Rulfo) por sus descripciones insólitas sobre la luz en su país; luego destaca a otros autores escandinavos, Arto Paasilina, Knud Romer y Sigrid Undset. De Rusia, el gigante inacabable, leyó autores tan desconocidos en nuestras latitudes como Vasilia Aksiónov, Boris Akunin y Viktor Pelevin. De Irlanda menciona a John Banville (habitual en librerías mexicanas), Sebastian Barry y Colm Tóibín. De Gran Bretaña el binomio Kingsley y Martin Amis (padre e hijo), Nadine Gordimer, Kazuo Ishuguro, Doris Lessing, Iris Murdoch, Zadie Smith (difundidas en esta columna), Alan Sillitoe, Muriel Spark y otros. De Holanda, el país imán para los inmigrantes: Kader Abdola, Cees Nooteboom y Han Maarten van der Brink. De Alemania Ilse Aichinger, Jean Améry, Ingeborg Bachmann, Peter Bischsel, Han Fallada y Julia Franck (entre otros más). Del área central europea y los Balcanes, Ivo Andric, Milós Bánffy, Elias Canetti, Milan Kundera, Zofia Nalkowska y Didó Sotiriú. Además, Mercedes Monmany tiene la cortesía de escribir sus impresiones de lectura sin complicaciones innecesarias, no es una tesis doctoral, es una invitación para conocer su eurofilia literaria. No dejes de comprar el libro, disfrutas sus 1491 páginas.