imagotipo

México, asiduo protector de las tortugas

  • Aarón Irizar López

Siendo un país megadiverso, México alberga cerca del 10 por ciento de las especies existentes en el mundo, de las cuales cerca del 50 por ciento son endémicas, es decir, que solo existen en una zona determinada.

De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), las playas mexicanas reciben todos los años seis de las siete especies de tortugas marinas existentes en el mundo: caguama, lora, verde o prieta, laúd, carey y golfina, siendo esta última la más abundante.

Entre los meses de marzo a mayo, puede contemplarse la arribada (llegada masiva) de las tortugas golfinas, que llegan a las playas mexicanas a desovar, particularmente en los litorales de Oaxaca, en Tamaulipas comienza la temporada de anidación de la tortuga lora.

Solo en 12 playas del mundo es posible presenciar el fenómeno de la arribada, cuatro se encuentran en México.

No obstante, la presencia de plásticos y contaminantes en las aguas que habitan, su captura y tráfico, la invasión de asentamientos humanos en zonas de anidación, la pesca desmedida, la destrucción de sus nidos y la alta demanda de sus huevos para consumo humano, son amenazas potenciales que ponen en riesgo su hábitat.

A nivel mundial, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha implementado diferentes acciones para proteger la vida silvestre, marina y evitar su extinción. Entre las especies a las que se ha prestado mayor atención se encuentran las tortugas marinas.

Desde 2004, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), presentó una guía de métodos de pesca que evitan el daño a las tortugas marinas, con lo cual se pueden reducir hasta en un 30 por ciento las capturas y muertes innecesarias.

En México, la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 considera que las seis especies de tortugas mencionadas se encuentran bajo la categoría de peligro de extinción, por lo que se han implementado diversas acciones para su protección y conservación.

Desde 2001, México es parte de la Convención Interamericana para la Protección y Conservación de las Tortugas Marinas, este instrumento multilateral ha permitido la cooperación de varios países del hemisferio para la protección de estas especies.

La Comisión Natural de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), en coordinación con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Secretaría de Marina (Semar), trabaja en la protección y conservación de las tortugas marinas a través de la certificación de embarcaciones pesqueras, limpieza de playas, monitoreo de zonas de anidación para evitar saqueo y rescate de especies y huevos capturados para su tráfico y comercialización.

Asimismo, la Conanp opera 32 campamentos tortugueros a lo largo de la franja costera del país, en los cuales participan instituciones de investigación y monitoreo biológico, miembros de la comunidad y voluntarios.

La promoción del ecoturismo en las zonas de anidación también es fundamental para la protección de las diferentes especies de tortugas marinas y para la concientización de la sociedad.

Todos podemos colaborar para proteger a las tortugas marinas. Entre las actividades de ecoturismo es posible participar como voluntario donde además de aprender sobre las diferentes especies podemos participar en la liberación de tortugas recién nacidas en su hábitat natural, una experiencia que no tiene comparación.