imagotipo

México compite con “Soy Nero” en Berlin 2016 | Alexis Grivas

  • Alexis Grivas

BERLÍN, Alemania.- La temática dominante este año en la Berlinale, aquella de la inmigración y el intento de miles de gentes de huir, tanto de la guerra como de la penuria económica, dirigiéndose a otros países que, a sus ojos, parecen unos paraísos, estuvo de nuevo presente en la coproducción alemán-franco-mexicana Soy Nero, con la que Rafi Pitts, el conocido cineasta de origen iraní pero residente en Europa, desde la guerra iran-iraquí de 1981, regresa a la competición de la Berlinale, donde en 2006 fue premiado por su tercer largometraje llamado Invierno.

Es obvio que el tema de la película es de un joven mexicano, Nero, sin documentos que intenta reintegrase en EU, país donde nació. Suena muy fuerte para Pitts, el mismo refugiado, quien para armar su producción se valió de un multinacional elenco y equipo que de alguna manera va a la par con la universalidad del tema: productor griego-alemán, Thanos Karathanos de Twenty Twenty Vision, coguionista rumano, actores norteamericanos, consejero mexicano, director de fotografía griego y coproductor mexicano, Nicolas Celis de Pimienta Filmes, quien está en Berlín igualmente para la tan bien recibida Tempestad, el largometraje documental de Tatiana Huezo, donde Pimienta es la compañía productora.

Lo que resulta novedoso en la película de Pitts, a diferencia de otros filmes que han tratado y que tratan este tema, es que junto con su coguionista Razvan Radulescu (trabajó entre otros con Christian Mungiu en el multilaureado 4 Meses, 3 Semanas y 2 Días) introducen en este relato el elemento de los Green Card Soldiers, nunca antes tratado en este contexto, o sea la manera en la que los inmigrantes ilegales adquieren el derecho de aspirar a la ciudadanía norteamericana si se enlistan en el ejercito, por supuesto si es que regresan vivos una vez enviados al frente (Iraq, Afganistán)… Es sintomático que en el principio de la película, Nero asiste en Tijuana al funeral de un joven mexicano indocumentado muerto en combate, un servicio funerario acompañado por los ceremoniales militares estadunidenses propios de caso. Al final de la ceremonia lo único que les queda a los parientes del muerto es la bandera norteamericana, ceremoniosamente doblada y entregada por la guardia de honor militar a la viuda y a su hijo. A pesar de esta primera experiencia y después de comprobar que su hermano, residente en Los Ángeles no la ha librado mejor que él, Nero se enlista y la última gran parte de la película se desarrolla en un puesto fronterizo de vigilancia y de combate contra los insurgentes locales.

UNA RADIANTE Emma Thompson hace su arribo a la sala del festival. FOTO: AFP

UNA RADIANTE Emma Thompson hace su arribo a la sala del festival. FOTO: AFP

El otro elemento que vale la pena subrayar es que la película empieza tal y como acaba, cerrándose en un circulo que, de manera simbólica, demuestra lo fútil de los paraísos a los que aspiran los inmigrantes: la película empieza con Nero arrestado por los agentes fronterizos estadunidenses y acaba de nuevo con su deportación a México por no tener consigo sus documentos que prueban que es soldado estadunidense. Después de un ataque de fuerzas enemigas a su puesto de control en el frente, una patrulla militar lo intercepta, mientras anda como perdido sin su ropa militar, después de haberse extraviado junto con dos soldados más.

Ahora bien, lo que en intenciones se antoja muy interesante, no corresponde de todo con lo que uno puede apreciar en la pantalla. Primero que todo, uno puede apostar que la película ganaría mucho en ser más corta, ya que algunas secuencias como en donde Nero visita la mansión en Beverly Hills, donde supuestamente vive su hermano, duran más de lo debido. La sensación que uno tiene es que la prueba entre las intenciones y el punto de vista del realizador no es siempre bien balanceado. Lo que afecta la estructura dramática de la película además de que el personaje del Nero no parece estar desarrollado a fondo (a nivel de guion), lo que lo hace aparecer casi unidimensionalmente.

Entre lo positivo del filme anotaríamos su bien desenvuelto aspecto técnico -la foto del griego Karamanis rinde muy efectivamente el ambiente en el puesto de control en el frente-, mientras que a pesar de las objeciones críticas formuladas, uno podría apostar que dentro del circuito de cine de arte y de autor la película está destinada a una carrera decorosa y que habrá un público interesado en ella por su muy actual y candente temática.

– Del resto de la competición…

Muerte en Sarajevo, la nueva película del oscareado bosnio (No Man’s Land) Danis Tanovic, basada en la pieza teatral del francés Bernard-Henri Levy, se presenta como un recuento del pasado y del presente bosnio que tienen un denominador común: los conflicto étnicos en la región. Del enfrentamiento verbal que surge entre partidarios nacionalistas serbios y bosnios se pasa a la conclusión trágica de un día en que se recuerdan, a través de un encuentro internacional en la capital bosnia, los 100 años -la acción se sitúa en 2014- desde el inicio de la primera guerra mundial, a raíz del asesinato en Sarajevo del archiduque Francisco Ferdinando de Austria por el joven serbo nacionalista Gabrilo Princip. Todo esto corre en paralelo con la historia de la huelga de los empleados en un hotel de lujo en Europa, en el que se alojan los invitados internacionales del encuentro. Realidad y consideraciones de índole política se mezclan en un filme que parece difícil encontrar a un público fuera de la propia Bosnia.

Más accesible respecto a temática resultó la coproducción germano-británica-francesa Solos en Berlín, un drama de familia con connotaciones políticas que se lleva a cabo en la capital alemana durante la segunda guerra mundial. Dirigida por el exactor suizo-francés Vincent Pérez y en el que actuún los británicos Brendan Gleeson y Emma Thompson.

Entre las otras estrellas del día en la Berlinale, Jude Law y Colin Firth, que protagonizan Genio, del multipremiado hombre del teatro británico, Michael Grandage, quien presenta aquí su primera película como director cinematográfico. Basada en la historia real del descubrimiento en los años 20 en Nueva York de un nuevo escritor genio, Thomas Wolf, por el agente literario Max Perkins, quien tuvo entre sus “clientes” a escritores como Ernest Hemingway y F. Scott Fitzgerald.

Juliane Moore se presentó por su lado en la Berlinale, a raíz de su intervención en el papel protagónico en El plano de Maggie, la nueva película de Rebecca Miller, directora de Las Vidas Privadas de Pippa Lee, y de La Balada de Jack y Rose, presentada en la Berlinale en 2005 y donde actuaba el ganador del Óscar y excelente actor inglés Daniel Day Lewis, esposo de la directora, quien además es la hija del gran dramaturgo norteamericano Henri Miller.

Los homenajes de estos últimos dos días correspondieron al actor norteamericano Tim Robbins, quien acudió para recibir su Berlinale Cámara y asistir a la presentación de la película Dead Man Walking, que dirigió en 1996 y a su recién finado colega inglés Alan Rickman, quien se presentó en homenaje póstumo la película Sentido y Sensibilidad, donde él actuaba bajo la dirección de Ang Lee.

– Amat está presente

La presencia aquí del realizador mexicano Amat Escalante monopolizó las noticias relativas a México. El ganador del premio al mejor director por Heli en Cannes 2013, se encuentra en la Berlinale, coincidiendo con el anuncio de que la Match Factory, una de las más importantes compañías de ventas alemanas se encargara de las ventas mundiales de su nueva película La Región Salvaje, lo que parece confirmar lo que se rumoraba aquí sobre que el filme se estrenaría en el festival de Cannes en Mayo próximo.

Por otro lado, la actividad en el stand de Imcine en el mercado sigue intensa, mientras que el día de ayer Jorge Sánchez intervino como ponente en la mesa redonda sobre los varios aspectos del financiamiento de películas que se celebró dentro del marco del Mercado Europeo de Cine (EFM) y del Berlinale Coproduction Market. Imcine también estuvo presente ayer en otra mesa redonda del EFM, relativa a los documentales.

A su vez, la embajada mexicana en esta ciudad ofreció el día lunes una recepción en honor a la numerosa delegación nacional presente este año en el certamen.

/arm