imagotipo

México en la reunión del G20

  • Yolanda de la Torre Valdés

Se está  llevando a cabo en la ciudad de Hamburgo, en Alemania, la reunión del Grupo de los 20 (G-20), del que México forma parte y que agrupa tanto a las economías más poderosas del planeta, como a aquellas más destacadas entre las emergentes.

Quizá como pocas veces en su historia, desde que el G-20 fue fundado en 1999, una reunión de éste se ha visto tan colmada de temas, tanto en la agenda oficial, como en la informal, aquella que se da en las conversaciones que los mandatarios y sus respectivos ministros abordan en sus conversaciones en corto.

No faltan quienes dicen que la verdadera esencia en este tipo de encuentros dista de tratarse verdaderamente en las mesas de trabajo o en los encuentros bilaterales acordados formalmente, sino que mucho de lo que más trasciende se llega a dar en conversaciones en corto mientras cada uno de los asistentes ubica su lugar y saluda de manera informal a sus respectivos pares. Baste recordar como ejemplo que, en otros encuentros multilaterales, precisamente en conversaciones en corto fue que los presidentes de Estados Unidos, en ese entonces Barack Obama y de Cuba, Raúl Castro, comenzaron a reducir distancias para posteriormente volver a acercar la relación bilateral, algo con lo que lamentablemente ahora ha dado al traste el actual inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump.

Con la representación de México, acudirá el presidente Enrique Peña Nieto, quien ya se reunió con Emmanuel Macron, nuevo primer mandatario de Francia, así como con Donald Trump, jefe del Ejecutivo de Estados Unidos. Ambos encuentros suenan, por decir lo menos, disímbolos, por lo que ambos en todo sentido representan.

Empecemos por lo que bien puede resultar lo más intrascendente, pero que a la vez no resulta tanto, las edades de ambos. Por una parte, Macron es un por demás joven mandatario galo, con apenas 39 años de edad, mientras que Trump tiene 71 años cumplidos, apenas unos meses menos de la edad que tuvo Ronald Reagan al asumir el poder en Estados Unidos, siendo el Presidente más longevo de ese país. Es de imaginar, que tan solo por motivos meramente generacionales habrá una mayor empatía entre nuestro mandatario y el galo.

Por otra parte, es bien sabido que mientras Donald Trump tiene una conservadora tendencia hacia el aislacionismo de Estados Unidos, sacando la vuelta a acuerdos multilaterales como el de París, contra el cambio climático, el francés, Emmanuel Macron, es un abierto promotor del fortalecimiento del multilateralismo, tanto a través de alianzas globales, como de agrupaciones de países, como la Unión Europea, algo de lo que hace gala en su fotografía oficial, en la que aparecen tanto la bandera de Francia, como la de la Unión Europea.

Una coincidencia que es importante, es que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, se reunirá con cada uno por separado en momentos en que está por venir tanto una renegociación del Tratado de Libre Comercio para América del Norte, del que forman parte nuestro país, Estados Unidos y Canadá, como una modernización o actualización del acuerdo de liberalización comercial que tenemos con la Unión Europea desde la segunda mitad de los años 90.

Entre todo esto, es importante tener en cuenta que México tiene una de las economías más abiertas a nivel global, lo que permite visualizar con qué tipo de mandatarios podrá haber un mayor margen de cercanía y entendimiento para impulsar procesos de diálogo y negociación en lo presente y futuro. Será interesante sin duda alguna la reunión del G-20.

* Senadora de la República

yolandadelatorre@senado.gob.mx

FB: YolandaDeLaTorreV

@Yoladelatorre