imagotipo

México, potencia turística

  • Horizonte Económico / Miguel González Ibarra

  • El turismo es la principal fuente de empleos para jóvenes

La incertidumbre que a escala mundial han desatado las propuestas económicas, comerciales, financieras y políticas de Donald Trump como candidato presidencial y posteriormente como presidente electo, se ha recrudecido en los últimos días previos a que asuma el poder. Las últimas declaraciones de Trump hacen prever el inicio de una guerra comercial entre países, un desorden financiero, el desmembramiento de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y la desestabilización de la Unión Europea, así como el surgimiento de conflictos bélicos.

En el caso de México ha aumentado la depreciación del peso  y se han ajustado a la baja las estimaciones de crecimiento de este año. Los inversionistas mantienen una prudente cautela. Los escenarios sobre el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), sobre la repatriación de trabajadores migratorios, el gravamen sobre las remesas y en general sobre todos los flujos comerciales y financieros; van desde un moderado optimismo que considera que solo se harán  cambios ligeros para satisfacer el populismo que ha enarbolado Trump, hasta un tono catastrofista que preludia una fuerte contracción y una profunda recesión económica que exacerbarían el clima político y social.

Sin embargo, en medio de los cambios que se están presentando existe un sector que aparentemente podría salir beneficiado: el turístico. El viernes pasado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) presentó al presidente Peña Nieto el resultado del análisis que llevó a cabo a cabo sobre las políticas turistas en México, así como sus recomendaciones para un cambio en la estrategia y en el modelo de desarrollo del sector.

Después de descender hasta el quinceavo lugar entre los países con mayor número de turistas internacionales; en los últimos cuatro años se ha logrado recuperar el sector para ocupar el noveno lugar y, tal vez, ascender hasta el octavo para el cierre del año pasado según la clasificación de la Organización Mundial del Turismo (OMT). Asimismo, a nivel nacional se ha acrecentado la importancia del turismo en la economía ya que representa la tercera fuente de ingresos de divisas al país, mientras que ha crecido el número de turistas nacionales, lo que ha llegado a representar el ochenta y ocho por ciento del total de los ingresos por servicios turísticos. Adicionalmente, el turismo se convertido en la principal fuente de empleos para jóvenes y la segunda para mujeres.

El enfoque integrado de la Secretaría de Turismo, bajo la conducción de Enrique de la Madrid, ha llevado a convenir convenir con los gobiernos de las entidades federativas una oferta turística con una mejor conectividad, una estrategia incluyente y diversificada en los destinos turísticos, así como para brindar apoyo a proveedores de servicios turísticos y de apoyo, como el mantenimiento de instalaciones y el suministro nacional de las necesidades de consumo de los visitantes y de los habitantes de los centros turísticos.

Con las amplias posibilidades de ir más allá del turismo de mar y playa, al sumar las opciones culturales, gastronómicas, de negocios y convenciones, médicas, deportivas y de espectáculos, ecológicas y de aventura, México se consolidará como una potencia turística en este siglo. Sin embargo, es menester insistir en la necesidad de ofrecer seguridad y una buena imagen para aumentar el atractivo del país, tanto en el extranjero, como a nivel nacional.
miggoib@unam.mx