imagotipo

México, retos y desafíos / Paradigma Económico / Jorge Sánchez Tello

  • Jorge Sánchez Tello

Este 2015 está por terminar y considero importante hacer un recuento sobre algunos aspectos que estimo positivos que tuvimos este año.

México ha logrado en este año tener una inflación históricamente baja por debajo del 2.5 por ciento, desde 1969 es la primera vez de inflaciones tan bajas de forma consistente.

Sin embargo, es probable que para el 2016 tengamos un rebote en la inflación por el impacto en  la depreciación del peso frente al dólar. Pero continuará la estabilidad macroeconómica y no hay señales de que la inflación se vaya a disparar por arriba del 4 por ciento.

México sigue teniendo dos tipos de economía porque mientras la economía nacional creció a una tasa aproximada del 2.5 por ciento, el Estado de Querétaro lo está haciendo por arriba del 7.5 por ciento; sin embargo, Guanajuato crece por arriba del 11, Aguascalientes por arriba del 7 por ciento. Es decir, el Bajío y zona centro del país se han convertido en el polo de crecimiento de México, incluso crecen más que China, pero por otra parte tenemos a Campeche que decrece a más del 4 por ciento, una contracción como la de Venezuela. Además de que el atraso económico en Oaxaca y Chiapas ha terminado por impactar negativamente al sureste de México.

Las coberturas petroleras en México han sido un seguro que ha tenido bastante éxito para nuestro país ante el desplome en el precio del petróleo. El Gobierno federal ha recibido un pago de seis mil 284 millones de dólares por este seguro y los recursos cubrirán parte del el gasto aprobado para el próximo año. El programa de coberturas se diseñó desde que fue secretario de Hacienda Francisco Gil Díaz y que afortunadamente los demás secretarios lo han mantenido.

Es importante destacar que la economía de México no es la de Brasil, Venezuela o Argentina, países que están pagando con inflación y crisis económica sus graves errores en la administración de dichas naciones, al contrario, va por buen camino.

Una estupenda medida que tuvimos este año es el recorte al gasto público que dada la volatilidad en los mercados financieros manda la señal de que en México se debe continuar el camino de la ortodoxia económica. Sin embargo, el campo que falta por trabajar es en el endeudamiento que está teniendo el país, si bien no es grave hemos pasado en tres del 37 por ciento al 47 por ciento  del PIB, aunque el FMI menciona que cerramos el año con el 51 por ciento, además de que no se ha visto reflejado en mayor crecimiento económico. Si bien, México no presenta los niveles de endeudamiento de otros países como Estados Unidos o Japón, estamos a tiempo de no endeudar más al país y por ende generar una nueva crisis económica como en el pasado.

El mensaje con el que quiero cerrar esta columna de este año es, debemos tener un crecimiento responsable del crédito, impulsar el ahorro interno para que México pueda mantener la estabilidad macroeconómica, la cual es fundamental para que el país pueda tener una baja inflación y enfrentar la volatilidad que tendremos el próximo año por los incrementos en las tasas de interés en EU y México, además que los conflictos geopolíticos con el Estado Islámico, Rusia y Siria pueden poner nerviosos a los mercados financieros en cualquier momento.

Con mis mejores deseos para el 2016, les agradezco acompañarme cada semana con mis reflexiones sobre economía, finanzas y políticas públicas. Será un año de retos y desafíos para México y el mundo ante el regreso de los extremos políticos pero el ser humano siempre tendrá fe en sus ideales de buscar un mundo mejor y sobre todo de paz, para que algún día tengamos un México más justo y libre.
*Economista e investigador asociado de la FUNDEF.

www.fundef.org.mx

www.jorgesancheztello.com

Twitter: @jorgeteilus