imagotipo

Microteatro: Por los Sueños | Entre piernas y telones | Claudia Romero

  • Entre Piernas y Telones : Claudia Romero

Muy atractiva microexperiencia

Hace mucho que no hablamos de Microteatro, una experiencia escénica en espacios alternativos donde podrás disfrutar de obras de teatro con una duración de 15 minutos, al lado de 10 o 15espectadores. El costo por obra es de 70 pesos, pero si compras un paquete de tres, te hacen un descuento. La sede de Microteatro en la Ciudad de México está en una vieja casona ubicada en la calle de Roble número 3, en la colonia Santa María la Ribera. Tienen trece obras en la sesión central, sesiones para mayores de 18 años, infantiles y microdebuts a cargo de estudiantes de teatro. La oferta es grande.

El ciclo que se presenta hasta el 28 de febrero es Por los Sueños. Difícil hablar de toda la oferta, porque vi solo tres obras. Hay un señor sentado en la sala, escrita y dirigida por Alejandra Ballina; a partir de la aparición de un hombre en la sala de la casa, una pareja deja ver qué tipo de relación tienen, qué piensa uno del otro, cómo se comportan frente a un obstáculo. En lo personal me parece una obra redonda, que no deja un cabo suelto y muy disfrutable. Hotel Mala Pata, escrita y dirigida por Mario Alberto Monroy; basada en Hotel Good Luck, haciendo un poco de parodia y resuelta con imaginación, talento y grandes actores, con un ácido sentido del humor. Todo por Marilyn, otro bombón de Reynolds Robledo, autor y director; un travesti vestido de Marilyn en decadencia, nos deja ver su pasado en su camerino; una obra que aparentemente nos lleva por un viaje y terminamos con una vuelta de tuerca final sorprendente y a la vez necesaria. Los tres trabajos yo los disfruté enormemente.

Existen muchos detractores de microteatro o teatro en corto. En lo personal, me parece que en primer lugar, son el espacio más adecuado para la experimentación de nuevas propuestas, productores y creativos. ¿Para qué exponerse en producciones de gran formato? Otro punto a su favor es que a lo largo de los años han crecido en calidad de todo: texto, dirección, producción. No digo de actuación porque siempre han sido apoyados por grandes actores y este caso no es la excepción. Finalmente recomiendo microteatro, por la convivencia que brinda la misma sede, un pequeño restaurante, cada vez más variado; el contacto con el público de otras salas, la plática con los creativos, quienes están muy pendientes de sus puestas. Microteatro es una macroexperiencia.

/arm