imagotipo

Migración energética: Tarea de todos

  • Cuadratura: Enrique pardo Genis

Ante la preocupación por el calentamiento global, y en obligación a los compromisos adquiridos por la firma y ratificación del protocolo de Kyoto, en 2009 México fue el primer país no perteneciente al Anexo 1 en anunciar un objetivo a largo plazo para 2050; la reducción del 50% de emisiones de CO2, por debajo de los niveles de 2002.

Además, en esta misma línea (más no de manera concatenada) en 2013-2014 México emprendió una importante reforma en materia energética, para incrementar la participación del sector privado. Esta nueva política dio pie a la creación de nuevos organismos constitucionales. Tal es el caso del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) en el sector eléctrico, y el Centro Nacional de Control de Gas Natural (Cenegas). Los principales objetivos de la Estrategia Nacional de Energía (ENE) 2014-2028 son el crecimiento del apoyo económico y la expansión al acceso de servicios energéticos de calidad para toda la población.

Cabe mencionar que en 2008 se creó la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de Energía (CNUEE), la cual es la encargada de coordinar y regular la eficiencia energética, políticas públicas para el uso energético sostenible, su promoción y distribución, y la evaluación de programas. La fase actual del Programa Nacional para el Aprovechamiento Sustentable de la Energía 2014-2018 establece seis objetivos:

1.- Desarrollar programas y actividades que promuevan el uso óptimo de energía.

2.- Fortalecer la regulación de eficiencia energética para accesorios y sistemas de consumo energético.

3.- Fortalecer la gobernanza de la eficiencia energética en los niveles federal, estatal y municipal, e integrar instituciones públicas, privadas, académicas y sociales.

4.- Alentar el desarrollo de capacidades técnicas relacionadas al uso sustentable de energía.

5.- Contribuir a la diseminación de la cultura del ahorro energético en la
población.

6.- Promover la investigación y el desarrollo tecnológico en eficiencia energética.

Fuente: ENE 2014-2018

Eso no es todo, pues en un documento más, el Programa Especial para el Aprovechamiento de Energías Renovables 2014-2018 establece como objetivos para 2018 tener una participación del 34.6% de energías renovables y energías limpias (nuclear, CHP y CCS plants), dentro del total de la capacidad eléctrica; una participación del 32.8% de fuentes renovables dentro de la capacidad energética total, y una participación del 24.9% de fuentes renovables en la generación total de energía. Además, la Secretaría de Energía pronostica un crecimiento de 20 GW en capacidad de energía renovable para 2028, con la energía eólica como fuente principal.

Pero, ¿a dónde nos dirigimos realmente? Qué tan amplia o estrecha es la distancia entre el discurso y la acción. Y otra pregunta ¿Qué tanto nos sirve la burocracia y qué tanto nos estorba? Si los programas establecidos se traducen en un cambio imperceptible o inexistente en la sociedad, entonces algo no está funcionando.

Cuando un grupo musical lanza un nuevo material al mercado debe hacer la promoción del mismo, para lograr que éste sea escuchado, aceptado y consumido. Es decir, el trabajo no termina con su disco maquilado. Pero también cabe señalar que el trabajo de los creadores no comienza ahí, pues para ese momento ya han cerrado las fases de creación, ensayos, ejecución y grabación. El punto al que quiero llegar es que el disco terminado es, por así decirlo, la mitad del proceso, entre la creación y la aceptación. Ahora, aterrizándolo al tema de este artículo, mucho podemos hablar del cambio de fuentes de energía y de transferencia a nuevas tecnologías, pero sería un error dejar de lado el destino final: la aceptación social. Pues sin ella, no se logrará nada.

El cambio energético tan solo es una fase del proceso. Si no hay aprobación por parte de los consumidores, difícilmente se logrará la cooperación social, lo que ocasionará que el camino inminente hacia la migración energética sea lenta, atropellada y al final de todo
abrupta.

Un ejemplo de aceptación social es el reciclaje. Pues es un proceso asimilado por la sociedad que ha cambiado nuestra forma de actuar día con día. Pues en México tenemos cada vez más clara la consigna de “reducir, reciclar y reutilizar los residuos”.  Hoy en día, en México se recicla el 11% de los residuos.

Los beneficios que aporta el reciclaje son:

-Reduce el volumen de residuos.

-Ahorra energía.

-Preserva recursos naturales.

Fuentes: Imco, UNEP, Morada Constructora, Bancomext, El Financiero.

Recordemos que nuestra batalla hoy en día es contra el deterioro ambiental. Esto exige cambios significativos en nuestro estilo de vida. Las acciones deben ser conjuntas entre el sector gobierno, empresarial y sociedad civil. Y para lograr la participación conjunta son necesarias las campañas de difusión para la sensibilización general, ya que la tarea es de todos. Pues estos cambios van desde reutilizar y consumir menos, hasta migrar hacia fuentes de consumo mucho más amigables con el medio ambiente.

Correo: kikenis@yahoo.fr

@EnriqueParGen