imagotipo

Migración y crisis humanitaria / Punto de Referencia / Daniel Acéves V.

  • Daniel Aceves Villagrán

El fenómeno de la migración es tan antiguo como el mismo origen de la raza humana, son diversos los factores que por siglos han influido para que un grupo o conglomerado social busque en otras latitudes mejor calidad y nivel de vida; enfermedades, guerras, hambrunas, sequías, fenómenos naturales, intolerancia religiosa, totalitarismo, desempleo, violencia, fanatismo, represión y otros aspectos más influyen para abandonar el lugar de origen y traspasar fronteras con los riesgos que ello implica ya sea en América, Europa, Asia o África; a principios de septiembre se difundió la fotografía del niño sirio Aylan Kurdi, quien yacía sin vida en una playa de Turquía a consecuencia del conflicto bélico en Siria. En esa nación las víctimas se calculan en un cuarto de millón, más de 6.5 millones de desplazados al interior de su territorio y cerca de tres millones de personas asentados en los países vecinos de acuerdo a datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados; en lo que va del 2015 más de 300 mil personas buscan asilo en los países de la Unión Europea, del norte de África 442 mil 440 personas han cruzado el mar Mediterráneo para tratar de llegar a Europa, de los cuales se estima que dos mil 941 han muerto o desaparecido, y se calcula que cuatro mil llegan a diario cruzando Grecia; ante esa oleada humana Hungría cerró prácticamente sus fronteras, medida que resultó ineficaz e imprudente ante el impacto mediático de la tragedia de los migrantes por mar y tierra, pues el problema lejos de solucionarse se disparó a otras naciones, en Croacia trabajadores humanitarios no se dan abasto para satisfacer las necesidades de 20 mil migrantes llegados en las últimas dos semanas procedentes de la misma Siria o de África, el “Centro para la Paz” de ayuda a migrantes reconoce que su país croata, no está preparado para una llegada masiva de personas, misma situación que está padeciendo Austria ante el arribo de migrantes ya sea por autobuses o trenes; la ruta de los migrantes sirios parte de Turquía y se va distribuyendo por Grecia, Macedonia y Serbia para desviarse a Croacia como punto de referencia hacía los demás países europeos en especial Alemania, sin embargo, los croatas al igual que los húngaros tienen una población dividida a favor y en contra de los migrantes lo que puede derivar en campañas de odio, es decir, ser rebasados por la situación donde las posturas xenofóbicas y racistas encuentren condiciones propicias para acrecentarse como últimamente ocurre en Francia con el Frente Nacional y en la misma Suecia con el Partido Demócrata Sueco declarado antinmigrante. En estos tiempos la opinión pública internacional juega un destacado rol en este asunto, lejos de pensar que dar asilo es la solución al problema, solo representa una medida para contenerlo mientras no se subsane en los países de origen las condiciones que dieron causa a la migración, los países receptores tienen cierta capacidad de manutención y trabajo para los recién llegados, las fuentes laborales son agotables al igual que los recursos de los programas de bienestar, terminar con lo que favorece a los regímenes despóticos e intolerantes en lo religioso como en el caso del Estado Islámico, Al Qaeda o aquellos promotores del terrorismo y la opresión como en Yemen y en Siria favorecería más que la construcción de muros que a la luz de la historia resultan insuficientes para detener a los desplazados.

danielacevesv@yahoo.com.mx