imagotipo

Miscelánea de la dominación

  • Pedro Peñaloza

“El Estado de Derecho es un amo sin rostro”

Octavio Paz
1.- Maestros presos. Una comedia inconclusa. Ya lo habíamos advertido, lamentablemente lo vaticinamos. El peñismo, con todo lo que quiera decir esto, requería, una vez abandonada la posibilidad de un diálogo, dar un sonoro “escarmiento”. Los seguidores del oficialismo estaban atentos y presionaban para que el régimen impusiera el “orden”. Las áreas de inteligencia y el cuarto de guerra realizaron sus cálculos, escogieron tiempos y movimientos. No podía ser antes de las elecciones, representaba un bumerang no conveniente, pero tampoco debía añejarse la acción “ejemplar”.

Los segmentos influenciables y demandantes de la mano dura se mostraban nerviosos. La orden se dio, la PGR tenía que entrar en acción, pero con las manecillas del reloj de la coordinación política. El 14 de abril se “obsequia” la orden de aprehensión en contra de Rubén Núñez, la cual se ejecutó hasta el 12 de junio, por supuesto, nada casual, en las mismas horas se había detenido al secretario de organización de la Sección 22, Francisco Villalobos, y se efectuó el desalojo violento contra las movilizaciones que llevaban a cabo los disidentes en la ciudad de Oaxaca, Chiapas y Tabasco. Evidentemente, Osorio Chong y funcionarios de la Procuraduría se mostraron ingenuos y hasta bonachones al señalar que no eran “políticas” las acciones represivas. Seguramente, Aristóteles se avergonzó de semejantes desplantes “apolíticos”.

2.- Contra la corrupción los corruptos. Quizás hablemos a contracorriente frente a la festividad y los bombos y platillos que expanden los “representantes” de la sociedad civil ante la aprobación de la llamada Ley “Tres de Tres”. Precisemos, nadie en su sano juicio puede oponerse a medidas que acoten el poder discrecional, pero de ahí a suponer que la clase política dominante puede aceptar una normatividad que implique dispararse en el pie y afectar los circuitos del control corruptor, sí que hay diferencia. De por sí, los candados para nombramientos de la cadena “anticorrupción” tienen el sello presidencialista, el PRI y su rémora, introdujeron un “addendum” que deja a criterios individuales y muy personales la publicidad de los bienes y riquezas de los sujetos obligados. Es decir, el sueño anticorruptor de algunos bien intencionados y de algunos otros oportunistas, se diluirá en los vericuetos de las evasivas y de las trampas leguleyas que son parte del folklor nacional y de las taras autóctonas. Por cierto, sería interesante y hasta morboso indagar a los senadores que se “ausentaron”, y los que favorecieron la inclusión de dicho agregado. No podría decir que los “maicearon”, no tengo ninguna prueba de ello, simplemente abro una hipótesis para el análisis sociopolítico.

3.- Nuevo Sistema Penal para un sistema social excluyente. En unas horas entrará en vigor el pomposo sistema adversarial que despliega y anuncia bondades y virtudes para la aplicación de la justicia. Bien, muy bien, es correcto que se desactiven los tradicionales mecanismos procesales, generalmente oprobiosos y vergonzantes, pero, tengamos presente que, al final del túnel los orígenes que llevan a los individuos a violentar la norma penal seguirán intactos. Los procesos de exclusión y marginación seguirán fabricando miles de individuos expulsados por el capitalismo y convertidos en los “parias”, en los “otros”. La diferencia es que serán tratados con lisonjas y hasta buenas maneras, pero no se salvarán de ingresar a las inhóspitas cavernas del castigo y la cárcel.

Epílogo.- La agenda del presente y la perspectiva del futuro dibujan a un país con los acostumbrados contrastes, la riqueza insultante y la pobreza deprimente, ahora con un nuevo ingrediente: la reaparición de la mano autoritaria. Cuidado.
pedropenaloza@yahoo.com/Twitter: @pedro_penaloz