imagotipo

Modernidad y violencia

  • Cuadratura: Enrique pardo Genis

El siglo XX ha sido el más violento en la historia de la humanidad, con guerras mundiales, colonizaciones, guerras civiles, revoluciones y contrarrevoluciones. Pero la violencia no fue enmarcada como tal, per-se, es decir, está justificada en la causa, y de la mano de la sensibilización.Bajo este orden de ideas, la violencia política en la sociedad moderna debe verse desde los términos teológicos.

En 1492 nace la política moderna, y también es el año en que Cristóbal Colón descubre el nuevo mundo. Y en ese mismo año también marca la unificación de España, bajo el reinado de Fernando primero y la reina Isabel. Y ¿cómo se dio la unificación social? Se les dio 2 opciones a la comunidad judía; se convertían al cristianismo o se iban del país. 7 años después se les dieron las mismas opciones a los musulmanes.

Se puede leer la historia del estado moderno, como la historia de la raza, arrastrando a 2 clases de víctimas. Las que se encuentran dentro del estado en construcción y las que forman parte del nuevo mundo conquistado, que conforman la expansión imperial.

Este periodo está marcado en la historia bajo la premisa de que las razas inferiores deben ser exterminadas… Es una necesidad biológica. La primera bomba en la historia utilizada contra una civilización fue arrojada por un avión italiano, a un oasis a las afueras de Tripoli, en el norte de África, en noviembre de 1911. El primer bombardeo aéreo serial lo realizó Inglaterra contra Somalia en 1920. El primer genocidio del siglo XX fue la aniquilación alemana sobre la gente de Herero, al suroeste de África, en 1904.El genetista alemán Eugen Fischer realizó sus primeros experimentos médicos, focalizados en el mestizaje que se dio entre hombres alemanes y mujeres de Herero, en los campos de concentración. Fischer argumentaba que la descendencia de este mestizaje era física y mentalmente inferior a sus padres alemanes. Hitler leyó el libro de Fischer mientras estaba en prisión, en 1921. Uno de los alumnos del genetista fue quien condujo los experimentos médicos en Auschwitz.

El genocidio se equipara al terrorismo, pues ambos atentan contra la población civil. Un sobreviviente de Auschwitz dijo que la frase “never again”, refiriéndose a que aquello no podía pasarles otra vez a su gente y a ninguna persona… Después del 11S la población estadunidense se casó con la
misma frase: “never again”.
CULTURE TALK; OR, HOW NOTTO TALK ABOUT ISLAM AND POLITICS.

Actualmente nos encontramos en un punto en la historia determinado por la cultura. Durante la guerra fría la discusión tornaba en lo socioeconómico o el desarrollo político; pobreza y bienestar; democracia y dictadura. Hoy en día, y después del 11S, hablar de cultura es definir a un estado en su esencia política. La culture talk así identificó al terrorismo con el islamismo.

Durante la guerra fría era África el ejemplo más claro, de quien era incapaz de alcanzar la modernidad. Con el fin de esa era, el Islam y el Medio Oriente desplazaron a África en la inalcanzable carrera por insertarse en el mundo de la globalización.

Este tipo de pensamiento asume que el desarrollo público de la gente y su particular ambiente político puede definir sus hábitos y costumbres religiosas y tradiciones. Entonces ¿una persona que toma su religión de manera literal es un potencial terrorista? Y si por el contrario, toma los textos religiosos de una manera metafórica o figurativa ¿es mejor ante la
vida civil?
2 VERSIONES DE LA CULTURE TALK

El padre de la culture talk contemporánea es Bernard Lewis, quien es el autor de la famosa frase “a clash of civilizations”. El gran exponente de la segunda versión es Samuel Huntington, quien focaliza su estudio desde la era de la guerra de Vietnam, mientras que Lewis dedica su tesis a la relación histórica entre 2 civilizaciones que él llama “islámica” y “judeocristiana”.

Por su parte, el argumento de Huntington se construye sobre 2 ideas: desde el fin de la guerra fría “la ideología de la cortina de hierro” fue reemplazada por “la cultura de la cortina de terciopelo”, la cual ha sido trazada “en las sangrientas fronteras del Islam”.

Lewis argumentó que la noción de una sociedad no religiosa como algo deseable o permisible era totalmente ajeno al Islam. Fue él quien aportó el concepto de “musulman bueno” y “musulman malo”, reconociendo que el fundamentalismo no es la única vertiente en la tradición islámica.

Hemos construido la historia desde un eurocentrismo que tiene 2 periferias… Lo visible y lo invisible… Parte de lo invisible es África. Por ello el historiador Cheikh Anta Diop escribió “the african origin of civilization”, en 1960. En la historia de la civilización occidental, los árabes han estado sujetos a una agenda política. Las colonias francesas al norte de África estaban trazadas sobre 2 distinciones: los “berbers” gobernados bajo la ley de la costumbre y los “Arab”
gobernados bajo la ley religiosa.
MODERNIDAD, FUNDAMENTALISMO Y POLÍTICA DEL
ISLAM.

El término fundamentalismo fue inventado en los 20 por los protestantes estadunidenses, y fue para diferenciar el fundamentalismo cristiano y la política de la
cristiandad.

A mediados de los 70 más de un millón de adultos estadunidenses se describían a ellos mismos como los “born again” que volcaban su vida en torno a Jesucristo. Jimy Carter fue el primer presidente “born again”, Ronald Reagan el segundo, y George W. Bush el tercero. Reagan introdujo en su lenguaje el “bien” y el “mal”, y llamó a la Unión Soviética “ el imperio del mal”. Aterrizándolo al Islam, para distinguir entre el Islam cultural y el Islam político, debemos ver el contexto, así como incluso ha pasado con el cristianismo. Y en este caso el contexto es la Guerra Fría, pues según la culture talk, el terrorismo no es necesariamente una tendencia de efecto
religiosa, sino fundamentalista.