imagotipo

Moreirazo / Punto de Vista / El Sol de México

  • Jesús Michel

Quinazo… Michoacanazo… Elbazo… Granierazo… y ahora, Moreirazo. Claro, hay muchos azos. Sin embargo, el reciente, el de ayer, no deja de sorprender no tanto por la decisión del juez de la causa de dejar en libertad a Humberto Moreira al que solamente le retuvo el pasaporte para que “no abandone España”, sino por la reacción de los oposicionistas de extrapolar la impunidad y hacerla cruzar el Atlántico.

De estar “vinculado” a los “Zetas”, de estar imputado como lavador de dólares y de ser señalado como sustractor de recursos públicos y después de dormir 7 noches en una de las exclusivas celdas de Soto del Real –prisión para delincuentes de cuello blanco que conoció Isidoro Rodríguez “El Divino”-, Humberto salió por la puerta grande, no por la trasera o el largo túnel, para dirigirse a su chalet. Ahí deberá estar y a disposición del magistrado Santiago Pedraz por si lo quiere llamar.

Conocida la decisión del jurista, los fiscales anunciaron que la impugnarían y para ello tienen cinco días, en México los sedientos de sangre del político tricolor lamentaron que la “impunidad” también esté en España. ¿De qué la sorpresa?.. ¿acaso olvidaron los 300 años de conquista y de costumbres?

Moreira salió con una manzana en la mano, de buen humor y negando ser parte de los Zetas. Si el jueves próximo los fiscales no prueban que el juez se equivocó, Moreira recibirá su pasaporte y será hombre libre.

Las elecciones se acercan y hay que “destrozar al enemigo”, aunque las pruebas no existan y la impunidad viaje en súper sónico. ¿Qué sigue?

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx