imagotipo

Mujeres, educación y familia / María de Lourdes Domínguez

  • María de Lourdes Domínguez

Gran cambio de actitud se muestra con los maestros; al 10 por ciento de docentes se les aplicó la evaluación y se presentaron los resultados en donde se muestra que el 85 por ciento de los evaluados obtuvieron resultados satisfactorios por lo que se demuestra que el problema educativo no radica en ellos y ahora festejos, reuniones y encuentros de autoridades con maestros de resultados sobresalientes se dan, pero no con ello se mejorará la educación.

En esta semana se celebran el día de la familia, el de la mujer y se presentaron los resultados de la evaluación docente, temas que parecieran aislados pero que se relacionan estrechamente, pues la familia es un rubro que determina la forma de educar y en manos de la mujer está en gran proporción la educación de los mexicanos, pues de 30 millones de mujeres que son madres en nuestro país el 18 por ciento de ellas crían solas a sus hijos.

El primer domingo de marzo es el Día de la Familia y es un tema que debe atenderse de manera urgente, ya que con la necesidad de que los padres salgan a trabajar para colaborar con la economía, o bien la falta de orientación para asumir su responsabilidad para con los hijos, se da un panorama en que el abandono de los menores deja la educación en el seno familiar a la deriva, y la verdadera educación y fomento de valores no se atiende y de ahí la problemática social que vivimos actualmente.

El ocho de marzo a nivel internacional se conmemora el Día de la Mujer y si bien es cierto que es de aplaudirse la forma en que las mujeres han ido ganando terreno en muchos rubros y se destacan en varias actividades de forma brillante, las responsabilidades que asume se multiplican y en el hogar tiene una carga exhaustiva en donde las repercusiones se observan en la atención de los hijos.

Quienes ejercen la docencia, sobre todo en el nivel de educación básica son mujeres, de ahí la importancia de empoderar a la mujer para lograr un verdadero desarrollo, ya que la educación en realidad está en manos de las mujeres tanto en la casa como en las escuelas, y la educación es el instrumento fundamental para reducir la desigualdad, da las bases para un crecimiento económico sostenible y con ello reducir la pobreza.

La incorporación de la mujer en la vida laboral ha incidido en todo un cambio cultural, pues no solo modificó el rol que realizaba de trabajos domésticos, sino que modificó toda la estructura familiar y ha tenido que traspasar la responsabilidad del cuidado de los hijos a instituciones educativas, sin embargo, deben fijarse claramente las responsabilidades de cada quien pues en ese movimiento social se pierde el compromiso que cada figura debe asumir, y los resultados son menores a la deriva sin la atención adecuada.

Las características de un docente son muy especiales y no pueden evaluarse con parámetros ni indicadores semejantes a otros profesionistas, pues en ninguna parte de los instrumentos de evaluación se reflejará el abrazo reconfortante que dio la maestra al niño que tiene problemas familiares, ni que de su bolso pagó el desayuno del niño que llega a la escuela sin alimento alguno ni tantas y tantas acciones humanitarias de los maestros.

Felicidades a las maestras y maestros que obtuvieron resultados satisfactorios en la evaluación, felicidades a todos los que cuentan con una familia y sienten el respaldo de contar con ella, pero sobre todo felicidades a las mujeres que demuestran día a día la fortaleza, la constancia y responsabilidad de ser la columna vertebral que sostiene la sociedad.
Comentarios y sugerencias al correo electrónico domdilu@yahoo.com.mx.