imagotipo

Mujeres en busca de sexo

  • Mujeres en busca de sexo / Celia Gomez Ramos

“Hace falta que el amor sea en sí mismo una

obra de arte, y no un recurso de desesperados”

José Vasconcelos
…Y por todos mis compañeros. Sí señor. Por todos. Porque para destruir, en unos instantes; pero para construir, nos necesitamos todos.

Es un hecho, que para recibir, primero se necesita dar. Así, para recibir el 2017, primero hubimos de dar muchas cosas, y entre tantas, vida. Recibimos un año, pero nos quedamos sin un año. ¿Cuánto sexo dimos?, y ¿cuánto recibimos? Es más, ¿cuánto sexo nos falta por dar y recibir?

Abrir el libro de la memoria y los temores personales, volcarse uno; así, solo así, otros confían y creen. Entonces dan. Los líderes debieran ser así, claro, en nuestro caso, no hay líderes, no los gobernantes, no la cabeza. El respeto también se gana, primero dando.

Podría escribir “la prosa” más triste en esta noche (gracias, Neruda), pero sería lo fácil, mostrar desánimo ante las circunstancias. Así que va de nuevo: Un, dos, tres, por mí, y por todos mis compañeros.

Si hubiera de hacer una carta a los Reyes Magos, les daría primero mis propósitos. Recordando esto de dar primero, recibir después.

Propósito número uno, ser mejor ser humano para conmigo mismo, después, para con los demás.

Propósito número dos, procurar día a día, no ser pretencioso, ni hacerme el sabelotodo.

Propósito número tres, escuchar a los otros, observar y sorprenderme del mundo. En esa medida actuar.

Cuando decidí ser yo, verdaderamente, no tuve ningún problema para comunicarme con el otro, ni en el plano superficial, como tampoco en el plano afectivo. Normalmente es más complejo avanzar sobre el terreno afectivo, porque para eso se requiere abrir el corazón, ser honesto.

Un dos tres por mí, porque quiero darte un pedacito de mí. Un dos tres por todos mis compañeros, porque todos compartimos un territorio, un sitio de nacimiento. Porque muchos creemos que el origen nos brinda dignidad, raíces, un pasado que nos enaltece como sociedad y como pueblo. Algo que nos une.

Mirémonos de frente y no nos tengamos miedo. Confiemos en nosotros que no somos esos, que no somos ellos. Que no se expanda el silencio ni el inmovilismo. Necesitamos apoyarnos unos a otros. Necesitamos tomar decisiones. Necesitamos poner cortapisas al poder y a quienes lo ejercen.

También… Uno, dos, tres por mí, y por todos mis compañeros. Todos aquellos compañeros que he tenido en el camino, acaso algún pequeño fragmento de ellos, que me ha construido la que ahora soy. Aquéllos también para los que fui instante, y aquellos que no fueron en realidad compañeros, al menos no de vida, pero con aquellos, que sin conocer ya no digamos apellido, ni nombre, hemos descubierto una sonrisa, una mirada. Esos con los que nos hemos cruzado algún día.

En cuanto al sexo, yo solo les digo a nuestros gobernantes que el agobio puede generar menos relaciones sexuales y sin ese desfogue puede crecer la irritación. No se burlen, porque de verdad, muchos queremos que se hagan responsables por lo que ocurre en nuestro país por la desgracia de sus decisiones. Nuestro país, que al parecer no es el suyo, independientemente de que se sirvan de él, no solo hasta saciarse, sino hasta indigestarse al borde de una congestión. Despojo es lo que sentimos.

El principal responsable de que estas Mujeres en busca de Sexo no puedan pensar en sexo, es justamente el Gobierno. Sacarnos del sexo, es llevarnos a otro terreno de deberes. Sin catarsis, mayor urticaria.

Hoy que escribo, es jueves. Les comparto algo personal, mis padres andan viajando, luego de toda una vida de trabajo. Hoy recibí una llamada de mi madre, casi con la garganta cerrada y con una gripa atroz, preguntándome cómo está todo aquí, porque las noticias que les llegan son terribles. Entre todo lo que me dijo, recuerdo algo: -¿Irás a casa a poner tu zapatito? Mañana llegan los Reyes. Así me despido por hoy. ¡Un poco de magia, cómo la necesitamos! Magia y acción.

Comentarios: celiatgramos@gmail.com