imagotipo

Mujeres en busca de sexo

  • Mujeres en busca de sexo / Celia Gomez Ramos

Delantero y trasero

“La práctica es un maestro excepcional”

Cayo Plinio El joven

Sí, ya sé que siempre salgo con boberías y ocurrencias, con obsesiones o preguntas silvestres, pero es quede ahí se desprenden –a veces- cuestiones interesantes. Bueno, al menos para mí, decía una de mis amigas. Rosaura, para ser precisos.

¿Qué será de más importancia para los varones, con respecto a la anatomía de las mujeres?, los senos o las nalgas ¿Qué será más importante para las féminas, de la anatomía de los caballeros?, los pectorales o los glúteos ¿Qué nos llamará más la atención del mismo sexo? ¡Caray! Son muchas preguntas y la cantidad de variables que pueden darse podrían aparecer como interminables.

¿En qué sector? ¿Qué grupo? ¿En dónde? ¿Con qué ropas? ¿A qué edades? ¿En la cotidianeidad o en las tapas de revistas?

¿Cuál es la zona preferida de unos para otras? En realidad, era muy difícil ponerse de acuerdo en siquiera aterrizar el tema entre nosotras, las amigas que nos reunimos. Y eso que solo somos siete. Así que para pensar en un cierto sector, grupo de edad o territorio, ya mejor ni hablamos.

Es tan curioso que siendo tan cercanas cada una de nosotras tengamos ideas distintas sobre las cosas; que sean nuestras experiencias las que justamente determinen nuestros dichos, sin recordar exactamente todas esas experiencias… En fin, el abordaje del tema dio para largo y no llegamos a conclusión alguna.

Según Florencia, a los hombres en México llaman más la atención los traseros de las mujeres, y en Estados Unidos, los senos es la parte favorita. Mientras más abundante, mejor. En su caso, dice que lo que más le llama la atención de los varones, son los pectorales atléticos.

-¡Ah, no! A mí me parece, que tanto hombres como mujeres, primero vemos de frente, y después todo lo demás. Es decir, primero pectorales o pecho y después, protuberancias posteriores, aseveró Lucrecia. ¡Ni que la gente caminara de lado!…

Eso podría parecer bastante creíble, como eso tan conocido, respecto a que la gente observa más las páginas nones que las pares, que la vista corre de inmediato hacia el lado derecho en los periódicos o revistas, por ejemplo.

Sin embargo, Marcia, que había permanecido escuchando hasta entonces, dijo que, aunque en las revistas salen más mujeres y hombres mostrando sus figuras esculturales de frente, cuando han llegado –arriesgadamente- a mostrar un súper trasero en una portada, esos son los números de revista que mayor tiraje y más se compran. ¡Claro!, agregó, el honor a unos glúteos en primer plano (con ropa o no), y el rostro del modelo en contorsión, generalmente lleva una sonrisa breve o seductora.

Lucrecia dijo que ella no pensaba que en México las mujeres llamaran más la atención por sus espectaculares o abundantes senos, y ella es la que los tiene más prominentes en el grupo. Para ella, lo favorito son los traseros masculinos.

En seguida, Leonarda también quiso opinar. Miren, nos comentó, si hablamos del mismo sexo, normalmente a mí me llama la atención una mujer o muy exuberante o muy alta y bien formada. En el caso de los varones, me quedo con los pectorales, totalmente. Me fascinan las tetillas, añadió.

Luego de decir esto último, nos reímos todas, y ella se sonrojó a tope. Y bueno, eso dio pie a que las demás también habláramos de nuestras zonas varoniles preferidas, las más raras o más ordinarias. Cada una su gusto. Carlota dijo, por ejemplo, que su máximo era esa vellosidad que corría a través de los glúteos; otra, los brazos (casi al llegar a los hombros), y otra más, el costado del varón, esa zona que va de la cintura a la cadera…

Nadie había mencionado todavía, qué llamaba más la atención a los hombres, de su mismo sexo. Y en definitiva, lo seguimos pensando, por si los varones nos quisieran ayudar con su opinión.

En mi caso, ya les he dicho en distintos escritos, que lo primero que veo es la sonrisa. Una sonrisa linda, me lleva a mirar todo lo demás, y si tiene un cuerpo armónico -de ninguna manera perfecto-, así, así lo quiero. Si sonríe feo, podrá estar espectacular, pero no, no me gusta. Algo de seductor debe tener la sonrisa.
Comentarios:celiatgramos@gmail.com