imagotipo

Mundo Económico

  • Enrique Vera

  • Enrique Vera Estrada
  • Los efectos del encarecimiento del dólar

El dólar se convierte de nueva cuenta en la divisa “reina” a nivel mundial. Sin embargo, para los estadunidenses no es un factor favorable la fuerte apreciación de su moneda, ya que es un hecho que está obstaculizando su recuperación económica y que está enfriando a su economía. Y no solo eso. La fuerte apreciación del dólar está propiciando un fuerte déficit comercial, pues como ya se sabe, y como establece la teoría económica, con una moneda muy fuerte las exportaciones se encarecen notablemente y las importaciones se abaratan. De esa forma el déficit en cuenta corriente (que en esencia es lo mismo que el déficit comercial) está siendo originado o causado por esa fuerte revaluación del dólar americano. De esa forma debe de quedar claro que a los estadunidenses les está saliendo muy barato comprar mercancías del extranjero, y al mismo tiempo les está saliendo igual de barato viajar y realizar actividades de tipo turístico en todo el mundo. Simplemente los estadunidenses están recibiendo un fuerte subsidio tanto a lo que compran del extranjero, así como a sus actividades de placer.

El peso mexicano, que al momento de escribir estas líneas está en el umbral de las 19 unidades por dólar, está siendo castigado tanto por dicha apreciación ya mencionada de la moneda de Estados Unidos, así como por el déficit de la  balanza petrolera. A mí no me cabe la menor duda de que con el déficit petrolero están saliendo una gran cantidad de dólares al extranjero y están entrando muy pocos. Y con el sistema de libre flotación que se tiene, el cual obedece al libre mecanismo de oferta y demanda de dólares que hay en nuestro país, es un hecho que el peso se ha visto fuertemente castigado. De hecho se está pensando en restituir la subasta diaria de dólares en el mercado mexicano, pues nuestras autoridades  -y muchos analistas– han vaticinado que el dólar cerrará a niveles de 20 pesos para diciembre de este 2016. Es así que queda de manifiesto que no es la panacea el dejar “flotar” al peso mexicano. En alguna ocasión un conocido analista financiero estableció que no se debería de intervenir en el mercado cambiario, y que desde luego no se debería de volver al sistema de banda  de flotación. Sin embargo, en estos momentos en que el peso se ha depreciado en forma tan importante, es claro que el Banco de México debe de intervenir  para evitar que el peso caiga aún más.

Pero bueno, el tema de este artículo es el efecto que está ocasionando el reforzamiento del dólar a nivel mundial. Desde luego que yo creo que no es un factor favorable para la recuperación económica del mundo. Así como la fuerte apreciación del euro está entorpeciendo la recuperación de la Unión Europea, así mismo el reforzamiento del dólar está entorpeciendo la recuperación económica no solo de Estados Unidos, y también de muchos países del mundo.  De esta manera enumeraremos algunos efectos de dicha apreciación de la divisa líder a nivel mundial.

Uno. En cuanto al comercio exterior, y según se mencionó, el reforzamiento de la divisa verde está generando un déficit en la balanza comercial no solo de Estados Unidos, sino que también de muchos países del mundo. Es un hecho que muchos países han visto depreciadas sus monedas por la revaluación del dólar. ¿Qué pasa con esto? Que los países del mundo entero, que utilizan los dólares para comprar mercancías y servicios del mundo entero, ahora tienen que pagar precios más elevados por sus importaciones. De esta manera es un hecho que la fuerte  apreciación de la divisa americana está propiciando que los estadunidenses estén enviando inflación a todo el mundo. Y esto es fácil de entender, al ver que en el caso mexicano en que  los empresarios están pagando precios cada vez más elevados por la maquinaria, materias primas y tecnologías que importan de Estados Unidos. Es un hecho que se necesitan cada vez más pesos para  comprar un dólar de lo que se necesita importar. Y en el caso mexicano es un hecho que la presión cambiaria (del tipo de cambio) hará que los empresarios trasladen sus costos más elevados de producción a los precios que pagan a los consumidores. Esta es la razón del riesgo del incremento en la tasa de interés por parte de Banxico, pues como bien se sabe, nuestro Banco Central tiene como objetivo principal el controlar la inflación. Y el desliz cambiario es un claro riesgo para que los precios se salgan de control.

Dos. Hay un gran apetito por los dólares. Esto está ocasionando un serio drenaje de capitales de muchos países a los Estados Unidos. Y la inversión en bonos del Tesoro de aquel país es considerada como la inversión más segura del mundo, completamente libre de riesgos. Por tal motivo dicho movimiento de capitales equivale a un déficit comercial, pues en ambos casos hay una salida de divisas que hace que las reservas internacionales se vean disminuidas, propiciando la devaluación o depreciación de muchas monedas. Por tal motivo yo creo que el libre flujo de capitales es uno de los principales males de un proceso que domina a nivel mundial desde hace muchos años: la globalización.

Tres. En cuanto al turismo, es un hecho que el reforzamiento del dólar le está echando a perder  los viajes de placer o de negocios a muchos mexicanos. Sale ahora mucho más caro viajar al extranjero, con un dólar mucho más caro. Pero sin embargo, la apreciación del dólar está haciendo que el turismo hacia nuestro país se vea enormemente estimulado. A los estadunidenses ahora les sale mucho más barato viajar a nuestro país en plan de vacaciones. Y eso es por la fortaleza de su moneda. De esta manera debe de quedar claro que el fortalecimiento excesivo del dólar al menos está estimulando el sector turismo y nuestras exportaciones hacia  Estados Unidos.