imagotipo

Mundo Económico

  • Enrique Vera

  • Enrique Vera Estrada
  • Inminente, el incremento en la tasa de interés

Antes que nada hay que aclarar que la tasa de interés es una recompensa por no gastar el dinero que se tiene y abstenerse del consumo presente; es una recompensa por el riesgo de impago del deudor; y finalmente es una recompensa por el costo de oportunidad en que se incurre, es decir, del dinero que se pudo obtener si la inversión se colocara en otro sitio o en otra rama de actividad económica.

En el caso del México actual, es claro que la tasa de interés en lo que resta del año va a tener un incremento -aunque sea ligero-. Pero veamos la circunstancia que obligará a Banco de México a subir su tasa de referencia. Es un hecho, según yo veo, que no es necesario tal incremento en dicha tasa de interés, por las siguientes razones: en primer lugar, la economía mexicana no está en una etapa a de recalentamiento. No. La baja demanda agregada por el recorte al gasto público por 132 mil millones de pesos y el bajo nivel de salarios explica que la economía no está funcionando a toda su capacidad. Por su parte es claro que la inflación es muy baja y se encuentra bajo control. De la misma forma es evidente que el déficit externo es manejable y financiable con la entrada de capitales externos. De esa manera yo llego a una conclusión: las condiciones de la economía no justifican el alza en los réditos. No. Según muchos economistas el incremento en la tasa de interés es producto de un fenómeno que a veces puede resultar fatal: la globalización, que hace que los capitales se muevan con gran velocidad de un país a otro y que por lo tanto se obligan muchas economías a subir sus tasas de interés con un doble objetivo: evitar ese drenaje de dinero y de divisas , y por otra parte hacer que lleguen más recursos para el desarrollo. Es claro que muchos países se ven obligados a tener sus tasas de interés por las nubes, ya que están sedientos de capitales para reforzar su raquítico ahorro interno y para financiar su desequilibrio externo.

En el caso de México, como se dijo, ni toda la mano de obra ni todo el capital está siendo utilizado a tope. No. De la misma forma no se tiene un total empleo, razón por la cual yo creo que la economía mexicana no crecerá a niveles importantes en este año. No. Es un hecho que las palabras del gobernador del Banco de México pueden no ser del todo ciertas. Carstens asegura que la economía crecerá entre un 2 y un 3 por ciento. Por tal motivo, yo creo que una ralentización de las exportaciones, una política monetaria antiinflacionaria, un incremento en la tasa de interés y ese recorte del gasto público nos explican el pobre desempeño que tendrá nuestra economía en este 2016.

Es un hecho que Banxico subió la tasa de referencia de 3.25 a 3.75 porque la Reserva Federal está incrementando sus tasas de interés. Por tal razón, la tasa de interés no va de acuerdo a las condiciones endógenas de la economía. De ninguna manera. Es una medida para evitar esa fuga de capitales que se invertirían en bonos del Tesoro de los Estados Unidos. De igual forma nuestro banco central piensa que si se sube la tasa de interés, el peso mexicano dejará de debilitarse. Por tal motivo, el único factor válido que yo veo de que se pueda incrementar la tasa de interés es para defender a nuestra moneda. La teoría económica establece claramente que si se incrementa la tasa de interés, la moneda puede verse fortalecida.

En el caso actual el control de la inflación y la defensa del peso mexicano le están saliendo muy caro a nuestro país, pues tales objetivos hacen que se frene el crecimiento y la generación de empleos. Por su parte es importante otro aspecto que establece la teoría económica: la tasa de interés en una economía debe de obedecer al equilibrio que se da cuando hay una interacción de oferta y demanda de créditos. Ese debería de ser el mecanismo para establecer los réditos en México. Sin embargo, esto no está sucediendo, pues  la tasa de interés está siendo fijada y manipulada por el Banxico (Banco de México). Y dicho incremento se está dando por factores externos, de los cuales el más importante es esa alza en la tasa de interés en nuestro vecino del Norte.

Por último, es importante mencionar otro factor que nos dice que la tasa de interés no debería de subir. Es evidente que las elevadas reservas internacionales y el acceso al fondo de contingencia del FMI, nos hacen ver que tenemos un arsenal de cerca de 200 mil millones de dólares para defender y mantener estable a nuestra economía. Es así que yo veo que la amenaza de incremento en las tasas en Estados Unidos es un factor que inhibirá -y dificultará- la recuperación económica mundial. Este simple hecho hará que muchos países se vean obligados a subir sus réditos internos, lo cual inhibirá los niveles de consumo e inversión. En el caso de México, el incremento en la tasa de interés afectará seriamente al sector de la construcción y el sector automotriz, en donde se utiliza mucho el crédito para las ventas.