imagotipo

Mundo Económico

  • Enrique Vera

  • Enrique Vera Estrada
  • Alza en la tasa de interés, recorte al gasto público, contracción ECONÓMICA

Hace un par de semanas, nuestro banco central ( Banxico) elevó de nueva cuenta en forma agresiva la tasa de interés, para situarla en niveles de 4.25 por ciento. De esta forma, yo creo que el súbito incremento en los réditos obedece a dos factores principales; en primer lugar para blindar la economía nacional ante los eventos sucedidos en la Unión Europea ( el ya citado Brexit), y por su parte, para disipar presiones inflacionarias, que se han dado, sobre todo por la depreciación del tipo de cambio y por el incremento en el precio de las gasolinas . Aparte de todo esto, el Banxico pidió a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que “ apriete” más el gasto gubernamental. Es decir, se busca tener un superávit primario para 2017.

Yo critico fuertemente la política monetaria de Banxico. Se está produciendo una auténtica recesión en nuestra economía, todo ello en aras de controlar y reducir al mínimo la inflación. El incremento de 50 puntos base que se ha dado ya en dos ocasiones en este año, ha hecho que si bien la inflación se mantenga bajo control y que el peso mexicano tal vez recupere algo de fortaleza, pero la realidad es que el alza en la tasa de interés hará que la demanda agregada se deprima a niveles históricos. No me cabe la menor duda de que los componentes del PIB por el lado de la demanda agregada ( consumo e inversión tanto privados como públicos , a lo que se le suman las exportaciones netas) serán mucho menores . El incremento en la tasa de interés ( que ya es muy superior a la de Estados Unidos) afectará los niveles de crédito bancario y perjudicará a muchos rubros o sectores de la economía, como el automotriz y el de la construcción. De igual forma, es un hecho que nuestras exportaciones, que son la válvula de escape de la economía nacional no están respondiendo de la mejor manera , a pesar de la depreciación del tipo de cambio, pues el sector manufacturero de la economía estadunidense se encuentra en cierta forma en una etapa a de recesión.

Si se conjuga el binomio de incremento fuerte en la tasa de referencia de Banxico ( que es la tasa a la cual nuestro banco central le presta dinero a los bancos comerciales ) con un recorte fuerte del gasto público ( que será en más de 200 mil millones de pesos para el año que viene ) no hay duda de que la demanda agregada se verá disminuida en forma sensible, y ello a pesar del repunte del consumo del sector privado, que en lo que va de este 2016 ha mostrado niveles satisfactorios . No hay duda de que los mexicanos están consumiendo más bienes duraderos como los automóviles o los electrodomésticos . Sin embargo, el “ blindar “ a la economía doméstica puede tener fuertes consecuencias para el crecimiento y para la generación de empleo. Yo no creo que la economía mexicana crezca más allá del 2 por ciento en este año, y para el 2017 la situación puede ser aún peor, pues quizás haya más incrementos en la tasa de interés y quizás al Gobierno se le ocurra pasar más intensamente la “ tijera” en el gasto público. El titular de la SHCP trata de calmar el nerviosismo  diciendo que el recorte al gasto será en los salarios de los trabajadores del Estado, por lo que el castigo a tal “ tijeretazo” se hará en el gasto corriente principalmente. Sin embargo, es claro que el superávit primario implica necesariamente reducir la cantidad o stock de dinero dentro de la economía . El Gobierno no se gasta todo lo que recauda, y por ende, la economía crece menos. Según Arturo Huerta González, el superávit fiscal implica forzosamente retirar circulante de la economía . Y ya se sabe que para estimular a un mercado, lo ideal es incrementar la oferta de dinero a través de tasas de interés más bajas. Pero lo que yo veo es que nuestras autoridades están tratando a nuestro sistema económico como si se estuviera en el clímax del ciclo económico. Sin embargo, la realidad es que nuestra economía no está en su máxima fase de expansión económica. Todo lo contrario: no crece; la inflación es muy baja; la inversión se encuentra estancada; la generación de empleos  no superará las 600 mil plazas creadas. Por tal razón, el subir en forma importante la tasa de interés y hacer sucesivos recortes al gasto público es una incongruencia tanto de nuestro Gobierno, así como de nuestro banco central.

El gobernador de Banxico, Agustín Carstens , ha dicho que el incremento en la tasa de interés obedece solamente a la necesidad de corregir el déficit externo y de fortalecer a nuestra moneda. Es claro que el déficit en la cuenta corriente ha llegado a niveles del 3 por ciento el PIB, y ello a pesar de que el peso mexicano se encuentra fuertemente subvaluado. Pero el líder de Banxico ha dicho que el incremento en la tasa de interés en nuestro país tiene como objetivo reducir el déficit externo, lo cual fortalecerá nuestra moneda, y ello a su vez implicará que las presiones inflacionarias sean menores, pues ya se sabe que a través de la depreciación del tipo de cambio se contamina a la economía con inflación, a través de importaciones cada vez más caras . Sin embargo, yo creo que hasta que la balanza petrolera no sea superavitaria, no se podrá controlar la inflación en forma satisfactoria, pues el déficit petrolero es la causa de que salgan miles de dólares de nuestro país, lo cual ha castigado a nuestra moneda.