imagotipo

n Cine independiente y clásico en línea / Bazar de la Cultura / Juan Amael Vizzuet Olvera

  • Bazar de la cultura: Juan Amael Vizzuette Olvera

Hay dos formas de ver una película: la clásica es en la sala cinematográfica, donde se acude a un espectáculo colectivo, en el que se comparten las emociones con un público del que se forma parte; la otra es en un dispositivo particular, que proporciona una experiencia más íntima, con la posibilidad de ver la acción más detenidamente y de efectuar un análisis. Las videograbadoras domésticas crearon esta alternativa. La plataforma mexicana Cinema Uno, especializada en cine de arte ofrece ambas experiencias.

Paula Astorga Riestra, quien fuera Directora de la Cineteca Nacional, dirige actualmente la plataforma, que acomete ahora la distribución de estrenos en recintos culturales con una cinta de Italia y otra de México, ambas de producción
independiente.

– El campo en tiempos difíciles

Paula Astorga Riestra explica: “Cinema Uno es una plataforma de cine independiente para ver en línea. Es una gran alternativa para quienes vivimos en las ciudades, como México, Monterrey o Guadalajara, pero también para todas las personas que están en territorio mexicano y no tienen acceso a la oferta que existe en las ciudades, o para quienes vemos pasar un festival frente a nosotros. Un festival es algo magnífico, pero es una oportunidad única en el año y con esta plataforma, puede verse lo mejor del cine de arte y de las nuevas propuestas, todo el año”.

La promotora cultural continúa: “Es una plataforma que funciona por suscripción, tiene un costo de 69 pesos al mes, y además en cualquier momento del año, del día o de la noche, se puede ingresar y rentar una película. Si es un estreno tiene un costo de 35 pesos, y si es una película del catálogo, tiene un costo por transacción de 25 pesos. Esto es económico y desde la sala de la casa se procura un muy buen plan, con un catálogo que hasta el momento incluye 400 películas a la disposición del usuario. Hay un porcentaje importante del cine mexicano, del cine de Latinoamérica, prácticamente de todo el mundo y hay películas de varios géneros. En nuestra sección de estrenos tenemos mucho cine contemporáneo. Esa película que uno se perdió en un festival, se puede ver con alta definición a través de la plataforma”.

La plataforma ofrece la colección de Roberto Rosselini, una de las figuras centrales del neorrealismo italiano. “Incluye ‘Entrevista con Salvador Allende’, que es una rareza de película. Ya están ahí las 10 películas restauradas que se suman a la categoría Colecciones”, dice Astorga.

Para ver las películas se debe entrar a https://cinemauno.com/ ahí se registra el visitante: “Es un formatito que toma un máximo de cuatro minutos llenar; hay una herramienta para entrar directamente, de manera inmediata a través de una cuenta de Facebook o de Twitter. Una vez registrado, se puede rentar la película elegida pulsando en su imagen, o se puede elegir la suscripción”.

La entrevistada comenta que Cinema Uno Distribución hará llegar sus estrenos a recintos culturales y alternativos, con un esquema tradicional de exhibición. “Bella y perdida”, de Marcelo Pietro, una de las primeras adquisiciones, se estrenó este año en el festival, aquí en la ciudad de México, y no se ha visto en ninguna otra parte. Astorga habla con entusiasmo de la cinta, que realmente ha generado muchos comentarios en el mundo: “Es el tercer largometraje de este director italiano, maravilloso. Es una película que definitivamente inspirará al espectador. Y tenemos una película mexicana que también nos entusiasma mucho, que es ‘La maldad’, la ópera prima de Joshua Gil, una película 100 por ciento independiente, hecha en Puebla, que se presentó en 2015, en el Festival de Cine de Berlín, y todo el año circuló por muchos festivales; ganó un premio importante en el Festival de Monterrey, pasó por la Riviera Maya, estuvo también recientemente en el Festival de Cine de la Habana”.

– Cine de festival

La intención, dice Paula Astorga, es que la pueda ver el mayor número posible de espectadores: “La plataforma trabaja con un abanico muy amplio de festivales y organizaciones, que nos han ido ayudando a refrescar la mirada curatorial y el espíritu que tiene la plataforma, como un espacio complementario a estas ofertas y a esta labor complicada que es la de formar auditorios, así que la verdad es que va creciendo. Tenemos hasta el momento alrededor de seis mil usuarios registrados. Creemos que va a seguir creciendo. Estamos muy contentos, porque es una
plataforma muy linda que hacemos de todo corazón. Hemos seguido una estrategia muy consistente de aliar Cinema Uno a festivales; de hecho cuando Cinema uno surgió, el año pasado, lo hizo de la mano del festival de Monterrey, luego estuvo acompañando al festival Macabro y fue una de las sedes de Distrital”.

Lejos de las ciudades que cuentan con mayor número de salas de arte, la plataforma ha resultado de gran ayuda para los cinéfilos, comenta la entrevistada: “Tenemos una lista de usuarios muy importante de la Ciudad de México, de Monterrey, pero también de Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Colima, Puebla, Querétaro. Realmente, al ser una plataforma nacional, está al servicio prácticamente de todo el territorio y de todos los lugares. Está apareciendo gente interesada en el cine. Gusta, tenemos comentarios muy positivos, y sobre todo estamos haciendo una labor para mantener este catálogo creciendo, renovándose”.

Hay una categoría de estrenos, una de grandes directores, una sección de vanguardia, con obras que realmente es muy difícil ver en algún otro lugar, como lo advierte Astorga; hay una sección Queer y una importante
sección de horror.

“Hay películas de mexicanos que ha celebrado la crítica internacional, como Amat Escalante o las tres películas de Carlos Reygadas; tenemos a Kim Ki-Duc, a François Ozon, realmente hemos estado enriqueciendo esa parte. Más allá de un modelo de negocio, tenemos un compromiso muy fuerte de formar nuevos públicos. Hay cine prácticamente de todo el mundo, con una selección muy importante de cine latinoamericano, ‘La jaula de oro’ (México, 2013), de Diego Quemada-Díez; ‘Tony Manero’ (Chile, 2008), de Pablo Larraín, cine colombiano, muchas películas argentinas, una colección de cine francés, ‘La vida de Adèle’ (Francia, 2013), de Abdellatif Kechiche…”

– ¿Un tributo a
Buster Keaton?

Aunque no hay una sección específica para niños, sí hay películas con clasificación A, y una sección de dibujos animados: “Hay muchas películas con diferentes clasificaciones, cada película indica su clasificación; con un acompañamiento, cada familia encontrará lo que es propio para cada quien, aunque no haya una sección especializada para el público infantil”, dice Paula Astorga. Todas las películas se ofrecen en su idioma original, todo lo que no está en español cuenta con subtítulos. Todos los miércoles, jueves y viernes hay estrenos: “El 21 de abril habrá una retrospectiva del festival Ternium, de Monterrey Nuevo León, con ‘Las vacas con gafas’ (2014), de Alex Santiago Pérez, un estreno panameño; también ‘Dólares de arena’ (Argentina-México-República Dominicana, 2014), que dirigieron Israel Cárdenas y Laura Amelia Guzmán. En abril estamos llenos de sorpresas y en mayo ni se diga, tenemos el primer mes de prueba gratis”, dice Astorga, quien invita al público a disfrutar del cine independiente.

A propósito de cine independiente, el título de “Bella y perdida” se refiere a la región italiana de Campania, acosada por las irracionales transformaciones que impone un capitalismo sin reglas ni límites. Los espectadores mexicanos –los hondureños, los de muchas partes del mundo—hallarán semejanzas entre las situaciones que expone esta película independiente italiana y las que suceden en su propia tierra. Quienes tratan de ganarse la vida con el trabajo del campo, en todas partes, tienen los mismos enemigos.

Los conocedores encontrarán en el protagonista de “Bella y perdida”, Tommaso Cestrone, un homenaje a “Friendless”, el personaje de Buster Keaton en “El rey de los vaqueros” (EUA, 1925). Friendless era un muchacho del este convertido en aprendiz de un rancho ganadero en el rudo oeste; ahí Friendless y una vaca llamada “Ojos cafés” se encariñaban mutuamente, así que el bisoño vaquero se embarcaba en una serie de peripecias para proteger a “Ojos cafés”. Tommaso es un pastor que trata de salvar a un becerro de búfalo a quien llama Sarchiapone, y para ello emprende una travesía hacia el norte de Italia. En el camino aparecen las consecuencias de una “modernidad” depredadora. “Bella y perdida” ganó el Premio del Jurado Joven y una mención especial del jurado Ecuménico del Festival de Locarno.

Como dice el cartel de “Bella y perdida”: “Los sueños y las fábulas deben contar la verdad”.