imagotipo

El narco y sus apologistas / Una tras otra / Jaime Alcántara Silva

  • Jaime Alcántara

Leemos: “No tengo por qué dar explicaciones a la prensa. Que si no hablo es porque mis abogados así me lo aconsejan ya que el Gobierno [mexicano] me quiere a fuerza destrozar”. Esta declaración fue de Kate del Castillo a Univisión y publicitada por CNN Expansión, el domingo 24.

El asunto no tiene pierde. La protagonista de “La Reina del Sur”, título derivado de un texto de Pérez Reverte, da a entender que ese malvado Gobierno quiere hacer cera y pabilo de ella.

Un antecedente que pudiera ser una prueba en contra, fueron los videos y fotografías, donde aparecen diversos personajes con el otro célebre transgresor de la ley, que asolaba las hermosas tierras tariácuris (Michoacán, pues). Servando Gómez, “La Tuta”, con quién sabe qué fines, filmaba y fotografiaba a quienes tenían la desgracia de caer víctimas de sus encantos.

Dos de los más conocidos fueron Jesús Reyna, entonces secretario general de Gobierno de esa entidad y el hijo de Fausto Vallejo, entonces también, titular del Ejecutivo, allá.

El caso de Reyna pudo, se comentaba, hasta pasarse por alto, puesto que tenía filiación con el ahora reo en alguna de los penales de máxima seguridad. Habían sido cuñados, se comenta. Esto es, pudiera imaginarse en alguna cuestión familiar. Con quien no había pretextos fue el hijo del exmandatario.

Chucho Reyna, como se le conoce, fue “invitado” a declarar en relación al video aparecido, en la SEIDO (que acrónimo tan feo), siendo el segundo en la jerarquía del Estado y, de allí habría de salir, pero para ocupar una celda en algún penal federal, en tanto se le juzga (ba). Como era priísta, se pudo haber pensado en alguna consideración: nada. A la fecha está privado de su libertad.

Ahora bien, volviendo a la nota. Por qué la actriz asume que el Gobierno la quiere destrozar. Al contrario, es el pensar de un buen porcentaje de mexicanos, que se está tardando en hacer valer el Estado de Derecho, al que estamos sujetos los ciudadanos de cualquier país. Con todas las evidencias que hay: videos, fotos, chateos, podría, cualquier Agente del Ministerio, Fiscal o como se le denomine, iniciar la averiguación previa que condujera necesariamente a la detención de la mexicana/estadunidense.

Creo que aquí, la dama en cuestión, quiere enviar un mensaje para que la gente pueda pensar en una venganza. Nadie ignora de su papel como apologista en la campaña de Vicente Fox (por cierto, el inicio de esta hidra de mil cabezas, con la que no se ha podido acabar). Con ello, como ya ha ocurrido, como es de la oposición al Gobierno actual, la idea es dar a entender que es una perseguida política.

En otro sentido, ella quizá haya pensado en algunos antecedentes, de otras figuras de la farándula.

Para nadie son desconocidas las versiones donde se hablaba de la supuesta cercanía del Clan Sinatra, con algunos connotados gánsteres del crimen organizado de Estados Unidos. A sus miembros los ligaban con los más oscuros espacios de la mafia, predominante en ese tiempo y lugar.

Allá, por lo que se sabe, no hubo indicios, pruebas. Aquí sí.

Lo más lamentable del caso es lo que pasa alrededor. Es entendible que la familia la defienda, la cobije; pero ¿otros? Los nombres los vemos, los escuchamos.

No es el exceso de equipaje en la aduana del aeropuerto, tampoco de un olvido en el pago de impuestos. Se trata de miles de muertos, a consecuencia de la violencia que se asentó en nuestro país, en cuanto se inició el siglo; igual seres humanos que habrán quedado marcados por los efectos del crimen organizado, en alguna de sus fechorías. No menos.
jaimealcantara2005@hotmail.com