imagotipo

Necesario transitar de la trayectoria del pasado, hacia un nuevo estilo de desarrollo: Cepal

  • Horizonte Económico / Miguel González Ibarra

Durante esta semana se ha estado llevando a cabo, en el país, el trigésimo sexto periodo de sesiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). En la primera jornada que se realizó el lunes pasado, la secretaria ejecutiva de dicho organismo que pertenece al sistema de la ONU, Alicia Bárcena, presentó el documento “Horizontes 2030: la igualdad en el centro del desarrollo sostenible” el cual ha servido de base para los debates.

Destaca el documento que, actualmente, el mundo vive la paradoja de un exceso de liquidez frente a una gran debilidad de la demanda, a pesar de la pobreza y el hambre que existe en el mundo. Asimismo, se genera una gran inestabilidad financiera, un mediocre crecimiento de la producción mundial, y un aumento en la desigualdad y en el desempleo, fundamentalmente entre jóvenes, así como un desequilibrio ambiental que nos lleva al cambio climático que amenaza la sostenibilidad en el planeta.

Ante esta situación, se propone adoptar un nuevo estilo de desarrollo que comprenda el diseño de una nueva arquitectura montearía y financiera internacional, una mayor y más efectiva regulación de los mercados, así como medidas de fomento del desarrollo que tome en cuenta la protección del medio ambiente, la igualdad de oportunidades para toda la población y una amplia red de protección social de cobertura universal. Asimismo, se considera necesario establecer mecanismos para una efectiva coordinación internacional de las políticas económicas de todos los países, para favorecer la inversión, así como apoyar los esfuerzos para alcanzar una adecuada gobernanza mundial

En el caso de los países de la región, tendrán que llevar a cabo los cambios estructurales y tomar medidas para que puedan transitar en la transformación productiva que les permita hacer frente al contexto internacional adverso.

Respecto de la transición a la que se hace referencia, a principio de año se celebró el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, en el cual uno de sus temas principales fue analizar la transición del mundo hacia una cuarta revolución industrial. Este proceso genera una serie de desajustes para acomodarse a los requisitos de una economía basada en la innovación y el exceso de información que generan los avances en la comunicación. Entre los cambios para poder tener acceso a la cuarta revolución industrial, están los estructurales para flexibilizar los procesos económicos, modernizar y ampliar la infraestructura y darle un gran impulso y ampliar la cobertura a la educación de calidad.

El documento propuesto por la Cepal concluye “ la posibilidad del cambio estructural progresivo dependerá de la elección de cada sociedad entre dos caminos: mantener la trayectoria del pasado, insostenible y asociada a un conflicto distributivo de creciente intensidad, con fragmentación social, institucional y política, o transitar hacia un nuevo estilo de desarrollo, en que la acción colectiva y los pactos de largo plazo en sociedades democráticas promuevan la igualdad, la transparencia y la participación, con foco en la productividad, el empleo de calidad y el cuidado del medio ambiente, a partir de la difusión de las nuevas tecnologías en un gran impulso ambiental”

miggoib@unam.mx