imagotipo

Negativismo y expectativas / Paradigma Económico / Jorge Sánchez Tello

  • Jorge Sánchez Tello

La negatividad es un fenómeno psicológico por el que la gente pone más atención, y da más peso a las experiencias negativas que a las positivas, los estímulos negativos son más llamativos y dominantes, y las respuestas a las amenazas y las cosas desagradables es más rápida y fuerte que las repuestas a las oportunidades y placeres.

A lo largo de nuestra historia evolucionista, los organismos mejor afinados para responder a las amenazas han sobrevivido y han podido pasar sus genes. Una persona que ignora una oportunidad puede lamentarlo pero nada terrible ha ocurrido, puede tener otras oportunidades. Sin embargo, la persona que ignora el peligro una sola vez puede acabar mutilado o muerto. La supervivencia requiere una atención especial y urgente a los sucesos malos, mientras que ocuparse de los buenos es menos urgente.

Lo que vemos en los demás nos dice mucho de nosotros mismos. El exterior actúa como un espejo para nuestra mente, en él vemos reflejadas diferentes cualidades o aspectos de nuestro propio ser.

Este tema psicológico ha sido ampliamente abordado desde el punto de vista económico. ¿Qué rol juegan las expectativas en la economía?

Las expectativas sobre los acontecimientos futuros tienen una radical importancia sobre las conductas humanas presentes, esto es más que significativo en una economía de mercado dado que muchas decisiones dependen de cuestiones como la ganancia esperada, el nivel de precios que va a prevalecer, la cotización de las acciones en el volátil mundo financiero etc.

En física el principio de incertidumbre de Heisenberg establece un límite a nuestra capacidad de conocer simultáneamente ciertos hechos, tales como la posición y la velocidad de una partícula. La teoría que capta esta idea es una teoría probabilística: en la mecánica cuántica solo las probabilidades de los resultados pueden ser conocidas de antemano. Extrañamente, se espera más de los economistas. Mucho se ha hablado de la incapacidad de prever la crisis actual – algunos dicen que es una crisis de la economía; otros dicen que surge de la hipótesis de “expectativas racionales” -. Por el contrario: la imposibilidad de predecir de manera confiable una crisis es un principio fundamental de la economía.

La Psicología Económica pretende una integración interdisciplinar de economía y psicología, lo que se estudia principalmente es la forma cómo los seres humanos adquieren bienes y servicios, toman decisiones, ahorran, compran, se endeudan, y pagan o evaden sus impuestos. En este contexto, la etiqueta de “economía del comportamiento” se ha hecho familiar para muchos economistas y psicólogos. Inclusive a uno de los propulsores de su versión más conocida, la teoría de las perspectivas, el  doctor Daniel Kahneman, se le concedió el Premio Nobel de Economía en el año 2002.

En México se tiene una visión muy negativa sobre nuestra economía, la política pública. Si bien, hay que reconocer que llevamos años, tal vez siglos por tener mejores perspectivas no todo es malo. Es lamentable que algunas personas creen que lo del huracán “Patricia” fue un complot cuando la NASA y gobiernos de otros países estaban preocupados, afortunadamente, la buena preparación para enfrentar este problema y que el huracán se topó con la Sierra Madre Oriental evitó una catástrofe. Cuidado, tener una sociedad que todo lo ve mal, es caldo de cultivo para que la democracia se destruya.

Muchas felicidades a El Sol de México por su 50 aniversario y porque es una empresa mexicana la que representa al medio impreso más importante de América Latina.
*Economista e investigador asociado de la FUNDEF

www.fundef.org.mx

www.jorgesancheztello.com

Twitter: @jorgeteilus