imagotipo

Niños violados en Los Cabos / Ramón Ojeda Mestre

  • Ramón Ojeda Mestre

Algo está ocurriendo en Baja California Sur y en especial en Los Cabos. Desde que fue asesinado Francisco Rafael Arellano Félix, por un disfrazado de payaso, una enorme cantidad de hechos delictuosos se han venido acumulando a los de la capital del Estado, que deviniera en una ola de homicidios violentos que al día de hoy no cesan.

Según la nota del magnífico periodista Elías Medina, en El Sudcaliforniano, “siete menores de un albergue rural de Los Cabos habrían sido abusados sexualmente y sujetos a maltrato por otros dos menores de edad del mismo lugar, según la denuncia presentada por seis familias de los niños afectados, cuya identidad se resguardó para no vulnerar sus derechos constitucionales, informó en rueda de prensa Jesús Manuel Sobarzo Larrañaga, jefe de la unidad de Comunicación Social y relaciones públicas del Gobierno del Estado”.

“La ubicación del albergue, también fue resguardada. Se inició la integración de la averiguación previa en la Procuraduría General de Justicia, ordenando de inmediato la atención médica y sicológica a las víctimas, e instruyendo a la subprocuradora de Atención a Víctimas de Delitos contra la Libertad Sexual y la Familia, para que se trasladara al lugar de los hechos y atender personalmente, tanto la investigación, como a los familiares y a las propias presuntas víctimas”, informó Sobarzo.

“…la Comisión Estatal de Derechos Humanos ha coadyuvado…. Luego de estos hechos, la Secretaría de Educación Pública del Estado suspendió al director del albergue. Se trata del Albergue Escolar No. 11 “Bonifacio Salinas Leal”, anexo a la primaria “Andrés Quintana Roo” de la comunidad de Santiago, en Cabo del Este, muy cerca del Trópico de Cáncer y colindante con lugares paradisíacos como La Ribera y Miraflores.

Dos días después, sorpresivamente y transgrediendo todas las normas de confidencialidad, secrecía, sigilo y de usurpación de funciones, Héctor Jiménez Márquez, de la Secretaría de Educación pública de BCS, según nota de Claudia Avilés, salió con un galimatías preocupante: “Después de que este miércoles 9 de marzo, el Gobierno del Estado diera a conocer el presunto abuso sexual de siete menores de edad en un albergue rural en el municipio de Los Cabos, el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP) de BCS, Héctor Jiménez Márquez, informó que, según los dictámenes médicos y periciales, ninguno de los menores fue víctima de este delito”.

“Hemos aplicado los protocolos que se dan a través de las instancias de la propia Secretaría, como ustedes saben, hasta ahorita no hay un dictamen de lo que se dijo, de que había niños violados, no hay tal; y eso nos da tranquilidad para seguir operando algunas cuestiones, no quiere decir que no existan problemas en los albergues, pero ahorita de momento vamos a concluir todo lo que es el tema de investigación y poder tener una información muy precisa de los hechos, ahorita lo que nos da tranquilidad es que los dictámenes médicos y periciales no hay ningún niño violado”.

¿A quién creerle? Algo muy delicado está pasando en Los Cabos. Ya olvídese de que no hay drenaje o que los basureros de La Candelaria y de Palo Escopeta violan las normas ambientales y se les van a concesionar a una empresa extranjera o de que no hay pavimento y luminarias en las colonias o de que el Dip. federal Ernesto Ibarra Montoya del PAN, haga señalamientos un día sí y otro también o el presidente de la Coparmex, Sebastián Romo Carrillo denuncie cuestiones asaz graves en Los Cabos, la cosa está que arde y aún no termina el invierno.

rojedamestre@yahoo.com