imagotipo

“No hay peor ciego…

  • Gabriela Mora

… que el que no quiere ver, ni peor

sordo que el que no quiere oír.”

Debo reconocer esta inclemente realidad obliga a sentirnos vulnerables, irritables, ambivalentes pues; frecuentemente nuestro humor varía de un momento a otro y no sabemos si reír o llorar…  Lo cierto es que algunos han pretendido  hacernos creer una realidad diferente a la que hoy vivimos, pese a la evidencia de la situación en que se encuentra este sufrido país.

No obstante, esta labor obliga a ser claros y contundentes, en mi caso y ante ustedes, imposible pintar de color rosa lo que hoy se percibe gris oscuro, casi negro, dado que en nada ayuda una conducta así a entender nuestra situación y determinar las causas que la han generado: ¿Qué esperarían amables lectores al referirme a la situación economía y política de este México?

Hoy, la mayoría de los indicadores nos ratifica que las cosas no van bien, imposible negarse a reconocer lo evidente ni rezando saldremos de esto en algún tiempo, máxime si quienes llevan las riendas del país se niegan a reconocer que, así como van las cosas, los mexicanos estamos condenados a vivir un buen tiempo más de crisis y caos, sobre todo si los protagonistas de la vida económica, política y social persisten en negar la realidad.

Y es que independientemente del momento económico que vivimos, atónitos observamos cómo la CNTE y sus aliados tienen acorralado al Gobierno y a la Nación en una emboscada de la que no vemos salida: Partiendo de la premisa de que es imposible revertir la Reforma Educativa puesto que ello implicaría ceder el poder, el Estado de Derecho, la autoridad pues, a un grupo disidente por el resto del sexenio, el diálogo está complicado: los supuestos maestros no aceptan más negociación que derogar la reforma a la que dicen “privatizadora de la educación”.

Así pues, cuesta mucho comprender además de la pérdida de tiempo que el movimiento ha implicado, las innumerables pérdidas para los empresarios en diferentes Estados del país, y las complicaciones y molestias para los ciudadanos hartos ya de estar secuestrados por marchas y bloqueos de estos pseudomentores… La verdad es que a los integrantes de la Coordinadora –CNTE-, no les interesa platicar, su actuar es político y no tienen que ver con la educación.

Sabemos que el ámbito educativo en México es un nido de corrupción: Las mayoría de las escuelas públicas tienen instalaciones que dan tristeza: falta de infraestructura, baños en condiciones deplorables, malas condiciones y mal pago para los docentes, lo cual dejando de dar clases, bloqueando carreteras, avenidas y caminos, gritando y promoviendo paros laborales con las consecuentes repercusiones para miles de niños y jóvenes, no se va a resolver: la cosa es ir más allá, demostrar su fuerza y su poder, amedrentar al Gobierno y a sus gobernados, posicionarse rumbo al 2018.

En fin, no es fácil poner orden y reglas claras cuando se arrastran vicios de muchos años: es cierto que el Sindicato del Magisterio ha logrado prestaciones laborales legítimas que, por justicia, deben respetarse; no obstante, las condiciones económicas del país obligan a modificar las reglas contractuales a varios sindicatos gubernamentales, incluyendo al SNTE, sin afectar los logros del pasado y respetando la garantía constitucional respecto a que “ninguna ley tendrá efectos retroactivos en perjuicio de persona alguna”, pero sí con nuevas disposiciones para los nuevos trabajadores, eliminando privilegios excesivos, ajustándose a los nuevos tiempos y a esta difícil situación que hoy padecemos.

Pero además, es urgente reformar el Sistema Educativo: los niños que no alcancen las metas requeridas para avanzar, deben reprobar el año como antaño y todas las materias deben ser evaluadas en la misma proporción, por supuesto que incluyendo el Civismo del que emanan el respeto y el orden…

Urge por tanto, resolver el conflicto magisterial en todos sus ámbitos: político, social y administrativo, y es necesario adecuar los planes y programas de estudio para estos nuevos tiempos dentro de un esquema moderno, tecnológico y formativo para los mexicanos del futuro inmediato.

El panorama es muy complicado; es fundamental que los protagonistas de la vida política demuestren su amor por México y su voluntad de servicio; que su actuar se torne en pos de la gente, sin importar por el momento pérdidas o ganancias electorales.

gamogui@hotmail.com