imagotipo

No soy marioneta de nadie

  • Mujer sin límites: María Marín

Imagínate que vas a subir a tu auto y un compañero de trabajo te pide que le hagas el favor de llevarlo a su casa. Y tú, amigablemente le dices: “Por supuesto, súbete”.

Comienzan a conversar y de repente te sorprendes cuando te exige: “Cambia esa estación de radio, estoy mareado con tanto regueton. Y apúrate que van a cerrar la tintorería y tenemos que pasar a recoger mi ropa. Es más, bájate que voy a manejar porque vas a paso de tortuga”.

¿Qué harías en una situación como esta? Seguramente, le dirías: “¡Estás loco! Éste es mi auto y aquí mando yo”. Sin embargo, por absurdo que parezca, hay circunstancias en las que entregamos el control de la vida a otros, y dejamos que nos manejen como una marioneta. ¿Cuántas veces has hecho algo en contra de tu voluntad con tal de complacer a alguien para evitar que se enoje?

Hay mujeres que no continuaron una carrera porque su marido les dijo: “¿Cómo le vas a dedicar tiempo a tus hijos si te la pasas trabajando?”. También sé de hombres que no pueden ni tan siquiera ir a tomarse una cerveza con los amigos porque sus esposas los tienen controlados.

Y tú, ¿Estás en control de tu vida? Si no lo estás es porque has cedido tu poder a otro. Pero tú puedes tomar el control nuevamente. Solo tienes que enfrentar el miedo a ser criticado o rechazado. Recuerda que no estás haciendo nada ilegal, injusto o absurdo. Aquel que se enoje porque haces lo que disfrutas es un egoísta que solo vela por su bienestar. Quien te ama se deleitará en complacerte y jamás querrá controlarte.

Además, ¿sabías que las personas que se sienten en control de sus vidas, no solo son más felices y optimistas… ¡sino hasta más saludables!?

Aquellos que mantienen el timón de sus vidas -como el buen chofer que no suelta el volante- siempre encuentran el camino adecuado y llegan más rápido al destino deseado.

https://www.facebook.com/MariaMarinOnline

Instagram: mariamarinmotivation

www.MariaMarin.com