imagotipo

Nobel de Literatura 2016

  • Leer la clave del poder: Andrea Balanzario Gutiérrez

Todo un año esperamos con interés -algunos con ansiedad- el fallo irrevocable de la Academia Sueca para conocer el nombre de la escritora o escritor distinguido con un nombramiento que lo coloca en la eternidad. No lo voy a negar, el fallo para mí fue una sorpresa. Me gustan la letra y música de Dylan, pero no para un Nobel y menos el de literatura.

Nadie imaginaba, ni en las predicciones más “serias” la sorpresa, los favoritos eran: “El sirio Adonis, el keniano Ngugi wa Thiongo, el estadunidense Philip Roth y el japonés Haruki Murakami vuelven a encabezar los pronósticos previos para el Nobel de Literatura, cuyo ganador dará a conocer este viernes la Academia sueca. Adonis, el gran poeta vivo en árabe, es candidato fijo desde hace años y muy de actualidad por su última obra, un ensayo sobre islam y violencia que, entre otros lugares, le ha llevado a la reciente feria de Gotemburgo, el acontecimiento anual literario en Suecia. Poetas como el coreano Ko Un, la canadiense Anne Carson, el polaco Adam Zagajewski y la estonia Doris Kareva están bien situados en los pronósticos, cinco años después del triunfo del último vate: el sueco Thomas Tranströmer. Joyce Carol Oates, Don DeLillo y Cormac McCarthy son otros de los más sólidos representantes de las “olvidadas” letras estadunidenses, que no ganan desde 1993 con Toni Morrison, si bien la Academia Sueca siempre insiste en que no premia ni literaturas ni países, sino autores. En la interminable lista de aspirantes sobresalen también el noruego Jon Fosse, el israelí A.B. Yehoshúa, el albanés Ismail Kadaré, el rumano Mircea Cartarescu y el húngaro Peter Nadas”.

Puede ser que te haya gustado el fallo. A mí no porque no se trata de hacer PR, sino de literatura. Muchos premios nacionales e internacionales (los omito para no entrar en más polémicas) están sujetos a filiaciones, a intereses económicos o a cualquier otro asunto menos la calidad literaria. El Nobel continuaba para mí como el último reconocimiento confiable. ¡Le hubieran dado el de la Paz, pero el de Literatura! En fin…definitivamente…no me gustó.