imagotipo

Nos ahogan las deudas / Libertad bajo Palabra / Pedro de León Mojarro

  • Pedro de León Mojarro

“Las deudas son como cualquier otra trampa en la que se es muy fácil caer, pero de la que es dificilísimo salir.”

George Bernard Shaw

En diciembre de 2015 la Cámara de Diputados aprobó la minuta de Ley de Disciplina Financiera para las Entidades Federativas y Municipios, con la finalidad de poner topes y candados al endeudamiento público a nivel local.

El pasado 3 de marzo la minuta, con cambios  fue aprobada  por las Comisiones de Hacienda y Estudios Legislativos  del Senado, y se espera que esta semana sea aprobada en su totalidad.

Aunque de acuerdo con datos de la Coordinación con Entidades Federativas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el ritmo de crecimiento anual de la deuda de los estados se ha mantenido en mínimos históricos durante los últimos cuatro años, el monto acumulado de deuda contraída por los estados al cierre de 2015, es cercana a 550 mil millones de pesos, que representa cerca de 4 puntos del PIB nacional.

De acuerdo con la calificadora HR Ratings, 18 entidades federativas deben el 30 por ciento de sus ingresos de libre disposición (aquellos que no están etiquetados para fines específicos) a proveedores.

Michoacán es el caso más grave, ahí la proporción alcanza el 82 por ciento, le siguen Morelos y Oaxaca con 59 por ciento, Chiapas con 46 por ciento y Coahuila con 41 por ciento. Cabe señalar además de estas cifras, que para cinco entidades el mismo pasivo representa entre 25 y 30 por ciento de los ingresos de libre designación, y en cinco más entre 20 y 25 por ciento.

Por otro lado, de acuerdo con el estudio “Deuda Directa Municipal 2015” de la consultoría Aregional, los municipios con mayores pasivos per cápita son Solidaridad en Quintana Roo; Nuevo Laredo, Tamaulipas; Nogales, Sonora; San Nicolás de los Garza,  Nuevo León y  Tonalá, Jalisco.

La Ley de Disciplina Financiera, adecuadamente, propone establecer condiciones al otorgamiento de deuda a estados y municipios. A las entidades que demuestren haber sido responsables en sus finanzas, propone la Ley, se les podrá conceder un incremento en el techo de endeudamiento de entre 10 y 15 por ciento.

Además, se plantea la rendición de cuentas al exigir que los créditos se inscriban y publiquen en un registro único de gasto público, que  calificará los niveles de deuda y por supuesto, habrá sanciones para quienes hagan uso indebido de los recursos.

Un aspecto que no aparece en el proyecto de resolución, es el que propone que la deuda contratada, salvo excepciones, sea pagada en el periodo del gobernante que la adquiera, para evitar   que  “el de atrás page”.

Actualmente, ante los recortes presupuestales y la excesiva burocracia, a la mayoría de municipios les urge apoyo para enfrentar su gasto corriente, la Ley de Disciplina Financiera, una vez que se apruebe, debe evitar esa tentación.

Es necesario que además de estos controles, se fortalezca la “contraloría social” de los recursos de estados y municipios, para que el gasto se dirija más a proyectos de desarrollo y menos a gasto corriente.

Con la caída del precio del petróleo y la volatilidad de la economía internacional, es muy seguro que los estados se vean tentados a incrementar su deuda, insisto, sobre todo para enfrentar pasivos laborales, este caso ya se dio en Zacatecas, en donde el Congreso local aprobó 800 millones para el pago de salarios y prestaciones, aspecto que no debe repetirse y mucho menos generalizarse.

Y si usted, lectora, lector querido, no tienen inconveniente, muchas gracias por sus amables comentarios y aportaciones, nos leemos el próximo jueves.

Facebook: Pedro de Leon Mojarro

twitter:@Pdeleonm

Sitio Web:www.pedrodeleon.mx

*Miembro de Unidos Podemos A.C.