imagotipo

¿Notables en la CDMX? / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Crear una Constitución en el siglo XXI tiene más espinas que un nopal de Tláhuac. Se requiere el análisis sereno, no impositivo, de quienes conocen el derecho, las garantías, las libertades. Si en 1917 hubo acres discusiones no para hacer una nueva Carta Magna sino para adecuar la de 1857, deberá entenderse que para la Ciudad de México se debe construir un documento que, en su momento, pueda ser llamada “la primera constitución social, libertaria y de desarrollo”.

¿Y quiénes son los notables que podrían diseñarla y construirla?

De entrada, vale la pena conocer lo que la Real Academia de la Legua Española considera notable o notables: 1.- adj. Digno de nota, atención o cuidado. 2. adj. Dicho de una cosa: Grande y sobresaliente, por lo cual se hace notar en su línea. 3. m. y f. Persona principal en una localidad o en una colectividad. Resultado: 1.- f. Acción y efecto de reunir. 2. f. Conjunto de personas reunidas.

Sin demeritar ni siquiera con el pensamiento el talento de personajes como Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez y Manuel Granados Covarrubias, habría que preguntarse si están listos para pensar más allá de sus propias convicciones e intereses. De suyo, los tres representan la corriente que impone, no dialoga, no escucha. Muñoz Ledo es de las personas que sienten haber sido tocadas con el dedo divino de la iluminación y que el resto de los humanos no lo merecemos.

Conocer que los tres personajes son los primeros notables que nombra Miguel Ángel Mancera para la redacción de la Constitución de la CDMX, causa decepción.