imagotipo

Nueva rectoría para la UNAM / En Cantera y Plata / Claudia S. Corichi García

  • Claudia Corichi

En vísperas de un cambio de timón en la máxima casa de estudios, mi alma mater, la UNAM, han sido diversos los comentarios respecto del hombre o mujer que habrá de ejercer ésta titánica e importantísima tarea, así como la de suceder a José Narro quien ha generado un gran prestigio a su alrededor.

La UNAM cuenta con 392 mil 542 alumnos en todos los niveles que imparte que van desde bachillerato hasta postdoctorado. Para el ciclo escolar en curso se inscribieron 92 mil 220 nuevos alumnos  —en todos los niveles—. En sus instalaciones se imparten 115 carreras en 15 facultades. El sistema está integrado por cinco unidades multidisciplinarias, cuatro escuelas nacionales, nueve planteles de Escuela Nacional Preparatoria, y cinco del Colegio de Ciencias y Humanidades.

La Universidad Nacional, es, junto con el Colegio de México, una de las únicas instituciones mexicanas galardonada con el Premio Príncipe de Asturias debido a la excelencia en sus investigaciones y trabajo de docencia. Ésta última, igualmente en proceso de transición ha designado apenas hace unos días a Silvia Giorguli como su presidenta para los siguientes cinco años, convirtiéndose en la primera mujer en detentar ese cargo.

En el caso de la UNAM, este periodo de elecciones parece perfilar una estrecha competencia entre el bioquímico, investigador, y académico Francisco Bolívar Zapata y, el internacionalista y exdiplomático mexicano Sergio Alcocer Martínez, quien cabe resaltar renunció a la Subsecretaría para América del Norte de la SRE, con tal de acceder a la rectoría puma.

Destaca el hecho de que en este marco en el que El Colegio de México ha designado a una mujer al frente, y a pesar de una intensa campaña mediática por parte de Rosaura Ruiz, directora de la Facultad de Ciencias, ésta no aparezca entre los finalistas. La ocasión no es menor, dado que es una demanda histórica en la Universidad que existiendo mujeres con capacidad y talento, aún no veamos el día en que una mujer lleve las riendas de la máxima casa de estudios.

Es indudable el papel de la universidad pública en México, sus funciones e incluso el impacto de sus acciones en términos de movilidad social. Sin embargo, en lo que respecta a la UNAM, resta señalar que después de las administraciones de Juan Ramón de la Fuente y de José Narro Robles, el reto para el siguiente rector, no está en recobrar un prestigio para la Universidad Nacional, sino llevarla a nuevos horizontes, en garantizar que sus egresados tengan las competencias para ingresar a un mercado laboral que se ha convertido en una batalla, en dónde la Universidad siempre lucha contra corriente.

En la práctica el permanente reto –que no depende enteramente de la UNAM- es y seguirá siendo hacer frente una creciente demanda de espacios para los miles de alumnos que se quedan sin ingresar año con año a alguna de sus carreras a nivel superior. Para ello, no solo hacen falta más recursos, sino por igual preparar nuevas generaciones de académicos e investigadores que puedan transmitir conocimientos a las y los más jóvenes, todo ello con el permanente deber de preservar la calidad de sus cátedras.

La mirada considero, debe estar por igual en las nuevas modalidades educativas, en las áreas de oportunidad, y en brindar tal como se ha hecho en el Distrito Federal, nuevos esquemas incluso a distancia o abiertos en los que se aprovechen los bonos demográficos, que hasta ahora solo siguen sumando filas al desempleo y que debido a problemas sistémicos continúan negando la oportunidad de desarrollarse a miles de jóvenes.

La Universidad Nacional es, y seguirá siendo, un símbolo del México que nos genera esperanza como sociedad, una institución –de las pocas- que nos llena de orgullo y que siendo una institución pública, es reconocida como la mejor no solo de México sino de Latinoamérica. Es por ello, que su destino es el destino de los mexicanos y mexicanas, nuestro deber en ese sentido, es velar por su grandeza sin importar los cambios que vengan.