imagotipo

Obedecer: ¿tiene caducidad?

  • Espiral de conducta: Norma Le Payro

Obedecer siempre será bajo la exigencia de una necesidad, más que por calidad humana. (N. Luna)
De acuerdo con “la web definición .de” el término obediencia (con origen en el latín oboedienta), está relacionado con el acto de obedecer (es decir, de respetar, acatar y cumplir la voluntad de la autoridad o de quien manda). Obedecer comúnmente es una palabra que es relevante en el rol de de los padres de familia, sin embargo la obediencia tiene su campo también en los procesos psicosociales. Es decir, la conducta humana relacionada con lo social. De acuerdo con G. Maldonado, describe que la es una actitud responsable de colaboración y participación, importante para las buenas relaciones, la convivencia y el trabajo productivo. Una de las cosas que más trabajo cuesta es someter nuestra voluntad a la orden de otra persona. Maldonado afirma que se debe evitar caer en el error de “sentir” que obedeciendo las personas se convierten en seres inferiores y sumisos caracterizados por una libertad mutilada. Así mismo expresa que la obediencia nos lleva a practicar una libertad más plena, porque echamos por la borda el pesado lastre de la soberbia y la comodidad. R. Robles menciona algunos tipos de obediencia: Consciente: Cumple con las leyes convencido. Formal: Cumple por hábito, para que le dejen en paz. Oculta: Desobedece solo cuando está seguro de que no le castigarán. Pasiva: Desobedece la norma pero cumple con las sanciones que le pongan. Objeción de conciencia: Infringe las normas para mostrar la coherencia de sus principios. Desobediencia Civil: Es una especie de objeción de conciencia de carácter colectivo y no violento. Resistencia Pasiva: Es la desobediencia civil que busca un cambio político radical o bien liberarse de un poder extranjero o enemigo. Y Resistencia Activa: Se denomina comúnmente como revolución, y consiste en la resistencia pasiva pero con violencia añadida. Expertos en conducta, comparten que la obediencia puede tener su dualidad, como bienestar social seria una manera en que las personas funcionarán de una manera armoniosa. De manera adversa, destruye la voluntad del hombre simplemente para resistir a demandas irascibles. Por lo que es importante trasmitir que para obedecer y ser obedecido debe tener un fin: por lo menos la mejora de las emociones humanas. Recordemos que en México y en otros países, la relación de pareja, se confunde el obedecer a la esposa o esposo, por “el compartir” en pareja. Padres de familia, siguen creyendo que sus miembros familiares deben obedecer permanentemente. La obediencia no es permanente, sino intermitente, la cual se usa para beneficio individual y social. Libro recomendado: Remanso de obediencia – Marina
Anderson (Pdf y ePub) (2015).

De acuerdo con “la web definición .de” el término obediencia (con origen en el latín oboedienta), está relacionado con el acto de obedecer (es decir, de respetar, acatar y cumplir la voluntad de la autoridad o de quien manda). Obedecer comúnmente es una palabra que es relevante en el rol de de los padres de familia, sin embargo la obediencia tiene su campo también en los procesos psicosociales. Es decir, la conducta humana relacionada con lo social. De acuerdo con G. Maldonado, describe que la es una actitud responsable de colaboración y participación, importante para las buenas relaciones, la convivencia y el trabajo productivo. Una de las cosas que más trabajo cuesta es someter nuestra voluntad a la orden de otra persona. Maldonado afirma que se debe evitar caer en el error de “sentir” que obedeciendo las personas se convierten en seres inferiores y sumisos caracterizados por una libertad mutilada. Así mismo expresa que la obediencia nos lleva a practicar una libertad más plena, porque echamos por la borda el pesado lastre de la soberbia y la comodidad. R. Robles menciona algunos tipos de obediencia: Consciente: Cumple con las leyes convencido. Formal: Cumple por hábito, para que le dejen en paz. Oculta: Desobedece solo cuando está seguro de que no le castigarán. Pasiva: Desobedece la norma pero cumple con las sanciones que le pongan. Objeción de conciencia: Infringe las normas para mostrar la coherencia de sus principios. Desobediencia Civil: Es una especie de objeción de conciencia de carácter colectivo y no violento. Resistencia Pasiva: Es la desobediencia civil que busca un cambio político radical o bien liberarse de un poder extranjero o enemigo. Y Resistencia Activa: Se denomina comúnmente como revolución, y consiste en la resistencia pasiva pero con violencia añadida. Expertos en conducta, comparten que la obediencia puede tener su dualidad, como bienestar social seria una manera en que las personas funcionarán de una manera armoniosa. De manera adversa, destruye la voluntad del hombre simplemente para resistir a demandas irascibles. Por lo que es importante trasmitir que para obedecer y ser obedecido debe tener un fin: por lo menos la mejora de las emociones humanas. Recordemos que en México y en otros países, la relación de pareja, se confunde el obedecer a la esposa o esposo, por “el compartir” en pareja. Padres de familia, siguen creyendo que sus miembros familiares deben obedecer permanentemente. La obediencia no es permanente, sino intermitente, la cual se usa para beneficio individual y social. Libro recomendado: Remanso de obediencia – Marina
Anderson (Pdf y ePub) (2015).