imagotipo

Objetivos de Desarrollo Sostenible / Horizonte Económico / Miguel Gonzalez Ibarra

México los adopta y coadyuvará a conservar la paz y seguridad mundial

Previamente a la septuagésima Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), el fin de semana pasado se llevó acabo la Cumbre sobre Desarrollo Sostenible en Nueva York. Después de que en octubre de este año se terminó el periodo establecido para alcanzar los Objetivos del Milenio (ODM), se realizó una evaluación de lo que se había logrado en materia de abatimiento de la pobreza extrema y del hambre en el mundo, así como en equidad de género, educación, salud y sostenibilidad del medio ambiente. A partir de dicha evaluación, que ponderó los obstáculos que impidieron un mayor alcance en el cumplimiento de los ODM, se definió la agenda de acciones post 2015, que incluye 17 objetivos para lograr un desarrollo mundial que sea sostenible (ODS).

La Asamblea de la ONU que inició en esta semana, acordó adoptar esos objetivos en la agenda para el 2030 sobre el desarrollo sostenible. En éstos se establece que se redoblen los esfuerzos para erradicar la pobreza y el hambre, así como para ampliarlos para alcanzar la igualdad de género, la cobertura universal en educación básica y en salud. Adicionalmente, la agenda incorpora la preocupación de que el desarrollo no ponga en riesgo la sostenibilidad de la vida en el planeta, por los que se plantea el objetivo lograr que la energía sea no contaminante, así como mantener limpia el agua y proteger los mares y la vida submarina, fomentar en todos los países la innovación y la creación de infraestructura con el fin de controlar el cambio climático. Asimismo, se establece el compromiso de disminuir la desigualdad, lograr que las ciudades sean sostenibles y que existan instituciones que garanticen la paz y la justicia para todos los habitantes del planeta.

En el caso latinoamericano, la evaluación sobre el cumplimiento de los objetivos del milenio, de acuerdo con Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), puso de relieve los logros alcanzados en materia de seguridad alimentaria y nutricional. Al respecto se señaló que no obstante los obstáculos que se han tenido que enfrentar para lograr erradicar el hambre en la región para 2025, actualmente se ha reducido a la mitad el número de personas que no cuentan con una alimentación adecuada.

Sin embargo, se reconoce que para alcanzar el objetivo de que ningún latinoamericano padezca de hambre, no solo se requieren recursos económicos y una educación nutricional, sino que es un problema de voluntad y decisión política para emprender todas las acciones que permitan superar la subalimentación. Asimismo, un factor indispensable para avanzar hacia un mejor nivel de vida en el mundo, es que exista igualdad de género en las oportunidades laborales, en los ingresos, la educación y el acceso a servicios de salud.

Al respecto, el presidente Peña Nieto señaló en su intervención ante la Asamblea de la ONU que México se compromete con los ODS, por lo que constituye un prioridad de las políticas publicas la erradicación de la pobreza y del hambre, así como disminuir la desigualdad, cuidar el medio ambiente y el impulso de la energía limpia. Asimismo el país adopta los compromisos aprobados por todos los países integrantes de la Naciones Unidas para defender y hacer prevalecer los derechos humanos y coadyuvar a lograr que exista paz y seguridad y una buena gobernanza mundial.
miggoib@unam.mx