imagotipo

Olimpiónicos

  • Héctor Reyes

EN el Congreso de la Federación Internacional de Natación Amateur se aprobó de manera oficial el dueto mixto de natación sincronizada, el ingreso de los varones a una disciplina que fue campo exclusivo de las mujeres por su naturaleza estética y de ballet desde sus orígenes.

No es muy antigua su aparición en el programa olímpico, durante los Juegos de Los Ángeles 1984 hizo su presentación, y desde entonces, ha tenido diversas adecuaciones de carácter técnico, de apreciación y evolución tendiente al espectáculo audiovisual.

Una tendencia que creció, principalmente en Europa, el ingreso de los varones en el nado sincronizado en una expresión de equidad de género. En Europa fue una tendencia si debían o no ingresar a la disciplina 100% femenina, ante un cuestionamiento,  si podría ser era una invasión o un derecho.

En la danza, no hay una diferenciación de sexos, son parte de las historias creadas por los compositores y coreógrafos. La fuerza de los varones y la delicadeza de las damas brindarán mayor profundidad expresiva y artística, a eso apostó el organismo que rige el deporte acuático mundial.

En México no tenemos todavía un varón que practique nado sincronizado, de hecho sólo tenemos un entrenador en Zacatecas, y todavía no se conoce la estrategia que estableció la Federación Mexicana de Natación para impulsar los duetos mixtos.

Diversos países del continente ya comenzaron a desarrollar las parejas que buscarán participar en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 en la búsqueda del primer boleto olímpico, un año después en Tokio. México tiene que generar una apertura, abrir convocatorias y trabajar con una selección de talentos.

La profesora de origen ruso Olga Asseva, considera que México en dos años puede tener una pareja mixta competitiva. Desde su perspectiva, los primeros nadadores de ballet acuático podrían captarse de los clavados, porque tienen control en la vertical para comenzar a trabajar las figuras.

Viene un reto importante en México para impulsar esta disciplina aprobada en el Congreso de Budapest, hace tres años solo existía una pareja en Latinoamérica formada por los colombianos Laura Márquez y Jair Galeano.

No dudo que pronto veremos a los varones en esta actividad y Verónica Pavón, la responsable del nado sincronizado, seguramente tiene una estrategia, porque no se pueden conceder ventajas en un deporte que tradicionalmente ha dominado México junto con Canadá, Estados Unidos y Brasil.

Email: olimpionico6@hotmail.com

Twitter:@olimpionico10