imagotipo

Olimpiónicos

  • Héctor Reyes

La delegación mexicana sufrió tres bajas de atletas que calificaron a los Juegos Olímpicos de Río 2016. Ellos son los atletas Juan Luis Barrios y César Ramírez, y de manera súbita, repentina y con tintes de “complot”, la esgrimista Paola Pliego que vive el drama del dopaje o consumo de sustancias prohibidas, de esta manera el equipo nacional quedó integrado por 125 deportistas.

El pasado domingo, Paola ofreció una conferencia de prensa, donde expone los motivos de su presumible inocencia y sospechas de que fue víctima de un sabotaje perpetrado en su contra. Una situación que llegaría a los Tribunales deportivos, en una situación que sería muy difícil de comprobar, ya que el atleta es responsable de todo lo que ingiere, aunque también contempla sanciones a otras personas que pudieran resultar culpables.

En una plática con el entrenador de pesas Azael Martínez, quien siguió los casos de las pesistas mexicanas Carolina Valencia y Gladys Bueno, positivo por sustancias prohibidas, de acuerdo con la exposición de ambas deportistas, llegó a la conclusión de que fueron manipuladas sus muestras para beneficiar a otras competidoras.

Otros casos que se comentan en los corrillos deportivos los tenemos en la natación, deportistas con desarrollos musculares anormales, castigados por el uso de sustancias dopantes, les aplicaron penas mínimas, de uno a tres meses y están presentes en Río de Janeiro. Este problema no es exclusivo de Rusia, sino de otros países también.

Para que una sustancia dopante actué no es de la noche a la mañana y mucho menos previo a una justa deportiva, es un proceso de entrenamiento y medicación sistemática, en determinadas etapas de la preparación. De nada serviría un coctel de anabólicos en un atleta previo a la competencia fundamental, porque no tendría ningún beneficio para mejorar el rendimiento deportivo.

En una carta a la opinión pública, la mejor esgrimista de México, quien arrojó positivo en un control celebrado en Panamá, última prueba de preparación y también para obtener puntos dentro de la clasificación mundial, se refiere a los organismos deportivos nacionales e internacionales con respeto.

Tiene una carrera por delante, apenas 21 años, pero ahora lo más importante será la investigación que pudiese ventilar lo ocurrido, si vaciaron la sustancia en alguna botella o proviene de intereses supradeportivos. El hecho que para ella y su familia esta situación es más que penosa y echaron por la borda una inversión que hicieron sus padres al tenerla  en Portland, Estados Unidos, con uno de los mejores entrenadores del mundo.
Email: olimpionico10@hotmail.com

Twitter: @olimpionico10