imagotipo

Olimpiónicos

  • Héctor Reyes

Hace 24 años se celebraron los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, se había creado la Comisión Nacional del Deporte (Conade) y se contaba con recursos provenientes de un sector empresarial llamado Proexcelencia del Deporte para sufragar gastos de preparación, pago de entrenadores y becas para los atletas.

Se esperaba que con la nueva estructura deportiva, México daría el salto de calidad y las medallas pronosticadas igualarían lo realizado para los Juegos Olímpicos de 1968. Muchos de los deportistas que estuvieron presentes en esa justa tenían los antecedentes para lograr grandes hazañas, en las pruebas de clavados, caminata, atletismo de fondo, ciclismo y vela.

Sin embargo, los Juegos de la XXV Olimpiada, no resultaron lo esperado, se ganó en deportes de exhibición, pelota vasca y taekwondo y una medalla solitaria de plata del marchista Carlos Mercenario, en la prueba de los 50 kilómetros.

Dentro de las diversas reacciones de los deportistas que participaron en esos Juegos, los diferentes argumentos esgrimidos, retomo la conversación que sostuvo el presidente Carlos Salinas de Gortari con el discípulo de Jerzy Hausleber.

La felicitación fue vía telefónica.

– Carlos, ¿cómo esta? ¡Muchas Felicidades!

-Gracias señor presidente, muy contento, muy contento por haber alcanzado esta medalla para los mexicanos.

– Quiero decirle que estamos muy orgullosos de usted, del gran esfuerzo que desarrolló, de la preparación que alcanzó, pero sobre todo de las ganas que le puso para alcanzar una medalla. Lo felicito.

– Gracias señor presidente, me gustaría mencionar que estamos muy agradecidos en general todos los deportistas mexicanos por el apoyo que hemos recibido de nuestro Gobierno, pero de verdad, lo digo de todo corazón, muy agradecidos con usted, porque nosotros lo vemos como un amigo de los deportistas y nos sentimos muy apoyados.

-Carlos, lo más importante es el apoyo que los mexicanos le dieron para esta carrera (competencia de marcha), quiero decirle que los jóvenes deportistas que tenemos en México, las familias estaban muy atentas para ver si se lograba alcanzar esta presea y su resultado nos ha alentado a todos mucho, pero sobre todo a las familias de México…

La situación en Barcelona 1992 fue muy parecida a la que se vivió en Río de Janeiro, se presentaba China, la Comunidad de Estados Independientes y una España fortalecida por un esquema deportivo que a la fecha le continúa dando dividendos.

Esta es la primera parte de la conversación que sostuvo Salinas de Gortari con Mercenario, y como se percibe la sensación del “fracaso”, aún con la medalla obtenida en esos Juegos. El mandatario asumirá una postura de reportero y veremos que 24 años después no han cambiado las cosas sustancialmente.

Un camino donde la noticia tiene su razón de ser, donde las hazañas deportivas se mantienen vivas y la opinión crisol del pensamiento crítico, de una actividad sustancial en el mundo, el deporte como un fenómeno social, 75 años del ESTO, el “Diario de los Deportistas”, felicidades con el brillo de la historia.