imagotipo

Olimpiónicos

  • Héctor Reyes

El pasado miércoles se rindió un homenaje al basquetbolista, Óscar Asiain, quien jugó en la posición de base en la Selección Mexicana que participó en los Juegos Olímpicos de México 1968; con excepción de tres jugadores, los demás respondieron a la convocatoria en su natal Chihuahua.

Vistió una playera azul y estaba sentado al lado de Antonio Ayala, en el reconocimiento que le hicieran en la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), en donde Javier Cota Arizmendi, director de la “Fundación Óscar Asiain”, habló de su trayectoria en la selección nacional y principalmente el impulso al deporte que tiene gran arraigo en la entidad.

Arturo Guerrero le entregó a Óscar una placa de solidaridad a nombre del equipo que tuvo como guía al entrenador estadunidense, Lester Lane, fallecido en 1973, víctima de un infarto al corazón a los 41 años, después de haber jugado un partido con sus compañeros de la escuela, en su natal Oklahoma.

A cuatro días de conmemorar el 48 aniversario de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de la Amistad, como se le conocieron, nada es casual y menos en una familia tan unida como la de ese equipo que ocupó el quinto lugar olímpico y segundos de América y campeones de la región Centroamericana y del Caribe.

Óscar Asiain sufre de cáncer; está muy delgado, pero su lucha lo mantiene en pie y gracias a la iniciativa del magistrado, Pablo Zapata, pudo reunir al equipo olímpico para solidarizarse con él, en un desayuno que fue motivo para recordar viejos tiempos con la vitalidad del presente: Todos firmaron un balón que dejó la huella de su alma entintada para la posteridad.

“Está muy enfermo Óscar, él fue olímpico de México 68 con nosotros, y la convocatoria fue muy buena, estamos todos acá, solamente con la ausencia de Carlos ‘Ahuja’ Quintanar, quién falleció de un infarto hace cinco años; Luis Enrique ‘Chiquis’ Grajeda, que no pudo venir de Monterrey y John Hatch que vive en Estados Unidos y no pudieron localizar, pero todos los demás estamos acá”, comentó Arturo Guerrero.

El armador del equipo mexicano estuvo también presente en diversos torneos internacionales, el Mundial de 1974 y los Juegos Panamericanos de 1975. Era un jugador rápido, enjundioso y de una marca bastante fuerte, “primordialmente fue compañero de México 1968 e hicimos una gran familia de ese equipo”, subrayó el “Mano Santa”.

A los 20 años, Óscar Asiain y Arturo Guerrero eran los más jóvenes del equipo nacional. Ahora en esta situación, se volvieron a reunir para solidarizarse, darle su apoyo, que supiera que están al pendiente y les duele la situación. Nombres inconfundibles. Además de los ya mencionados, no podían faltar: Manuel Raga, recién ingresado al Salón de la Fama de la FIBA y Ricardo Pontvianne, así como Rafael “Caballo” Heredia, Fernando Tiscareño, Miguel “El Avión” Arellano y Alejandro Guzmán,  entre otros invitados.
Email: olimpionico6@hotmail.com

Twitter: @olimpionico10