imagotipo

Olimpiónicos

  • Héctor Reyes

En el marco del Congreso de la Federación Internacional de Gimnasia que se realiza en Tokio, Japón, en dónde se celebraron elecciones para el nuevo ciclo olímpico, se presentó un programa en tercera dimensión para la evaluación de rutinas, a través de una base de datos de todos los elementos lo que revolucionará la gimnasia y de ser de apreciación se objetiva a través de la tecnología.

Esta plataforma cambiaría la faz de este deporte, insistimos, artístico que no dependería en su totalidad de la decisión de un panel de jueces. Este cambio que se adoptará  durante los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, tendrá una nueva perspectiva para el espectador y medios de comunicación, ya que los resultados podrían variar, aunque el factor artístico desde nuestro punto de vista no puede, ni debe
soslayarse.

La FIG, en su portal, dio a conocer esta noticia de amplia repercusión del uso de tecnología para dar una nueva perspectiva dentro y fuera de la competición, ya que puede usarse en los entrenamientos y para medios de comunicación sería una herramienta virtual única, donde los especialistas tendrán un repertorio preciso de análisis.

La empresa japonesa Fujitsu creo este sistema que funciona a través de sensores que captan los movimientos del gimnasta, en tiempo real da el valor y nombre de cada elemento realizado y ofrece la calificación a partir de la nota de partida. Además, indica la FIG, que la información la tendrán los medios de comunicación en tiempo real.

De acuerdo al comunicado dado a conocer ayer, se hará un ensayo en el 2017, entrará en funciones para el 2018 y su presentación oficial para Tokio 2020. Muy importante, la posición en que quedarían los jueces, ya que pasarían a ser unos auditores del sistema, eliminando así errores de  apreciación.

La expresión artística, los valores naturales de la danza y de la música, no pueden recaer en un ordenador. Por supuesto, que esta opción acabará con los bloques que solían formarse de países y por supuesto se diversificarán los resultados, primero con el nuevo sistema de calificación olímpica y la introducción de la tecnología hará más justas las calificaciones.

Sin embargo, la sensibilidad humana, la presencia y las escuelas que por muchos años han dominado, podrían hacer un deporte autómata, carente se arte y eso sería imperdonable. Bienvenida la tecnología, pero no lo es todo, en deportes de combate, hemos visto los petos electrónicos en lugar de favorecer al taekwondo, lo ha hecho, francamente aburrido.

Email:
olimpionico6@hotmail.com

Twitter: @olimpionico10