imagotipo

Olimpiónicos

  • Héctor Reyes

En una de las más emotivas entregas del Premio Nacional del Deporte y también Premio Nacional al Mérito Deportivo, fue cuando el clavadista, Joaquín Capilla, subió al estrado y recibió la máxima distinción que otorga el Gobierno mexicano a sus deportistas, de manos del presidente Felipe Calderón, en el 2009.

Un año después, el ganador de cuatro medallas, Joaquín Capilla, perdió la vida víctima de un infarto, sorprendido en su hogar, a pesar de la fuerza física que hacía gala y solo dejó una estela inequívoca de su grandeza deportiva.

Joaquín Capilla ganó el Premio Nacional al Mérito Deportivo, se dirigió al mandatario como su voz entusiasta, hasta juvenil diría, junto a otras figuras vigentes que lo ganaron en aquella ocasión: Cuauhtémoc Blanco, el marchista Eder Sánchez y el entrenador de golf Rafael Alarcón, entre otros; así se refirió a la distinción a que se hizo acreedor:

“Nos sentimos profundamente orgullosos de ser mexicanos, estamos comprometidos con las mejores causas de la nación, entre ellas el deporte y la cultura física. Hay que recordar que cuando fallezcamos, no nos está permitido llevarnos nada, pero sí nos está permitido llevarnos todo lo que hemos dado y hemos aprendido. Señor Presidente tengo 80 años y además de tener cuatro medallas olímpicas, hoy gracias al deporte y la cultura física tengo calidad de vida, porque todos queremos vivir mejor y gracias por México, ¡Viva México!

Este premio lo recibió en vida y por primera vez lo acompañaron públicamente su hija y su nieta, a la que dejó de ver por muchísimos años debido a circunstancias familiares.

Todos esto lo señalamos, porque el Premio Nacional al Mérito Deportivo, que, uno, se da por trayectoria en el deporte, y otro, a los promotores del mismo, pero sin estímulo económico, dentro de las candidaturas presentadas este año, muchos ganadores del Premio Nacional del Deporte (deportistas olímpicos, paralímpicos y entrenadores vigentes), los postularon en este campo por el interés de ganar un poco más de 700 mil pesos.

Ojalá y el espíritu por el cual los legisladores incluyeron el Premio Nacional al Mérito Deportivo para reconocer a los deportistas mexicanos de época, no pierdan de vista esta observación. Hace siete años, se le entregó a Joaquín Capilla, una leyenda olímpica, y ahora también hay deportistas históricos con estos merecimientos.

Y reitero, fue creado para reconocer a deportistas de época y no para dárselo a otra persona que si bien tiene méritos, no es un histórico todavía, habrá que sopesar en la balanza quién es quién en la historia. Lo dejo para reflexionar al jurado que será designado la próxima semana, medallistas participantes y representantes de las instituciones deportivas que suelen dirigir las designaciones.
Email: olimpionico6@hotmail.com

Twitter: @olimpionico10