imagotipo

Olimpiónicos

  • Héctor Reyes

Rosalío Alvarado fue reelecto al frente de la Federación Mexicana de Levantamiento de Pesas, en la Asamblea de Elección para el periodo 2017–2021, celebrada en su natal San Luis Potosí, este fin de semana. Este será su cuarto periodo y parece que no tiene intención de dejar su puesto, como muchos otros presidentes de asociaciones deportivas que han hecho de su deporte un negocio lucrativo y sin rendición de cuentas.

La Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte (la CAAD) le ha dictado un sinnúmero de desacatos y tampoco se sabe hasta dónde llegó la demanda que entabló la Conade en contra del dirigente potosino que arribó a la Federación con el apoyo de su “compadre” fallecido el año pasado Alonso Pérez, al eliminar a través de una comisión de honor y justicia a la anterior presidenta  Martha Isela Elizondo y le puso en charola de plata el puesto que no ha soltado desde hace 11 años consecutivos y dos gestiones anteriores más.

Bajo el mismo sistema de eliminar a quienes le resultan incómodos y reconocer asociaciones que le son leales en las elecciones, – lo hicieron boxeo, karate, natación y próximamente esgrima- ,  el apremio de hacer las Asambleas de Elección obedece a la creación del Consejo de Vigilancia Electoral Deportiva de la Conade, organismo que tendrá la potestad de avalar o no los puestos del consejo directivo y supervisar si están en regla las asociaciones estatales, en resumen se respeten los Estatutos de las Federaciones.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público aceptó la solicitud de la Secretaria de Educación Pública para abrir las plazas e integrar este órgano de vigilancia que hará las funciones que tuvo la Confederación Deportiva Mexicana de sancionar las asambleas electorales conforme a la disposición de la Ley General de Cultura Física y Deporte.

Rosalío Alvarado eliminó a las asociaciones que le incomodaban y avaló a otras como son los casos de Baja California, Campeche y Coahuila, para obtener los votos que le permitan perpetuarse al frente de este deporte que tuvo seis casos de dopaje previos a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. En un mes hizo cambios en las asociaciones estatales para poder hacer la reelección, señala una de las fuentes que hicieron evidente el fraude de Alvarado del Ángel, quien ha estado 30 años dentro de este deporte, desde su destitución en 1987 y su regreso en 1998.

De acuerdo a los astatutos del organismo puede seguir en el cargo, siempre y cuando los presidentes de asociación así lo dispongan, es decir las tres cuartas partes, por eso se eternizan, de tal suerte que eliminó a gente que le estorbaba y puso a otros para seguir en la presidencia del levantamiento de pesas en México. Además allanó uno de los principales obstáculos, luego de que el Instituto del Deporte de Sonora (Codeson) le retiró la demanda judicial impuesta por la administración anterior, ya que el actual titular del organismo estatal es su amigo.

Email: olimpionico6@hotmail.com                Twitter: @olimpionico10