imagotipo

Olimpiónicos

  • Héctor Reyes

Sobreviviente de dos cirugías a corazón abierto y otra de una arteria abdominal, sin familia que lo retenga en Corea del Sur, el sabonin (profesor honorable) Eun Seok Hong, entrenador que encumbró al taekwondo a nivel mundial en los 90, llegó a nuestro país hace seis semanas, con el objetivo de aportar sus conocimientos y apoyar a la Selección Mexicana rumbo a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Llegó hace 26 años a México invitado por un profesor coreano para trabajar en Guadalajara, Jalisco. En septiembre de 1990, la Federación Mexicana de Taekwondo (FMTKD) lo contrató para ser entrenador nacional y por espacio de una década sentó las bases de la Escuela Mexicana de Taekwondo, a partir de una férrea disciplina que rindió frutos: Los equipos varonil y femenil fueron número uno de las Copas del Mundo en 1996 y 1998. Además de dominar el área panamericana de 1990 al 2000.

Durante los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, ganó una medalla de oro por conducto de William de Jesús Córdova y dos bronces obtenidos por Dolores Knoll y Mónica Torres, cuando este deporte todavía era de exhibición. A estos resultados sumó el bronce de Víctor Estrada, en Sydney 2000 y también entrenó a los hermanos Óscar e Iridia Salazar, plata y bronce en Atenas 2004.

Dejó la selección nacional antes de los Juegos Olímpicos de Sydney, porque ya tenía problemas cardiovasculares y su madre estaba muy mal de salud. El tiempo cura todas las heridas y una vez que mejoró su estado físico y emocional regresó a México y ya tiene algunas ofertas de trabajo en Quintana Roo, Nuevo León, Querétaro y algunas universidades.

“Quiero regresar al equipo, siento que puede mejorar y algunas cosas se tienen que cambiar técnicamente; con el nuevo estilo no está saliendo muy bien para México y otros países que no tienen competidores de mucha estatura. El tiempo corre, faltan cuatro años, pero se van muy rápido y me gustaría que me recontrataran, quiero preparar al equipo nuevamente”, declaró el profesor en compañía de su alumna, Liliana Aguirre, y apoyado en estos momentos por Víctor Estrada.

Insistió a ver quién lo contrata para iniciar su trabajo nuevamente en México, ya que pudiera aportar su experiencia al trabajo de las selecciones nacionales o dedicarse a la capacitación de entrenadores. Graduado en educación física en su país, el taekwondo, dijo, es su vida, lo es todo, aunque quiere casarse con una mexicana.
Email: olimpionico6@hotmail.com

Twitter: @olimpionico10