imagotipo

Olimpiónicos

  • Héctor Reyes

ESTA semana tuvimos un acercamiento a dos profesores de natación, ambos competidores olímpicos y consagrados a promover este deporte en nuestro país: Ricardo Marmolejo y Teresa Rivera, quienes regresaron a la Ciudad de México al primer plano nacional, prometedor desde el punto de vista de los resultados, con diferentes perfiles y un objetivo común calificar a sus pupilos más avanzados a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Ricardo Marmolejo, décimo primer lugar en Munich ‘72, entrenaba a su equipo en la piscina del Centro Deportivo Olímpico Mexicano hasta hace dos años que fue cerrada, le abrieron las puertas en la YMCA de Ejército Nacional y junto con sus auxiliares Julio Cesar Fuente y Carlos Velasco entrena a un grupo de 45 nadadores de ocho a 20 años de edad.

Teresa Rivera, participante en los Juegos Olímpicos de Moscú ‘80 y Los Ángeles ’84, sexto lugar en el relevo 4 por 100 y noveno en los 100 metros dorso, trabaja desde hace 25 años en el Colegio Americano y desde hace dos regresó al entrenamiento de la natación y empezó a tener resultados con jóvenes a nivel de secundaria y preparatoria.

En el caso de Ricardo Marmolejo presentó un programa el año pasado a Horacio de la Vega, para crear competidores olímpicos, sÓlo que necesita 800 mil dólares para cubrir campamentos y competencias internacionales dentro de un grupo pequeño, ya que hablar de un equipo completo son palabras mayores.

La primera gira a Boston y Nueva York no ha sido confirmada por el gobierno capitalino y aunque tiene su área de alto rendimiento, valdría la pena que los empresarios de los grandes eventos crearan un patronato para equipararse a Nuevo León, Jalisco y Baja California.

Tanto Ricardo como Teresa coincidieron en señalar que lo único que le falta a la natación son apoyos como los aplicaba la CONADE-CIMA a los clavados, tiro con arco y taekwondo. Sin embargo, ni se contrató un entrenador nacional y tampoco se creó un programa capaz de integrar un equipo nacional.

Con excepción de Ricardo Vargas, quien entrenó en Morelos, Liliana Ibáñez y Long Gutiérrez, se prepararon en universidades de Estados Unidos para los Juegos Olímpicos de Río. Sólo tres calificados  para un país que le sobran albercas una gran cantidad de albercas hablan de que algo no está bien.

Hay que recordar que México sería sede del Campeonato Mundial de Natación este año. Y preguntamos, ¿dónde está el trabajo en las cinco disciplinas olímpicas que se supondría deberían tener una actuación histórica? La verdad, solo se regalaron 10 millones de dólares a la FINA.

Mientras los padres de familia aportando recursos para sus hijos.

Email: olimpionico6@hotmail.com

Twitter: @olimpionico10