imagotipo

Olimpiónicos

  • Héctor Reyes

HOY cumpliría 39 años el subcampeón olímpico Noé Hernández Valentín, fallecido a consecuencia de un paro cardiorrespiratorio que sufrió después de haber recibido un balazo entre sien y sien.  Luego de que fue dado de alta, el milagro se produjo durante nueve días. Sin embargo, el destino no tuvo palabra de honor.

El fin de semana pasado, bajo otras condiciones, conocimos al marchista Luis Solís, quien sufrió un accidente automovilístico el día que una ventisca tiró varios espectaculares en Toluca, Estado de México, en marzo del año pasado.

No recuerda nada de lo ocurrido, sólo lo sabe lo que le contaron a sus familiares y las fotografías del automóvil siniestrado. Luis salió proyectado por el parabrisas y quedó tendido sobre el pavimento.

Uno de los rescatistas encontró la credencial como cabo en transmisiones y lo llevaron al Hospital Central Militar. Ahí estuvo inconsciente durante un mes en terapia intensiva. Los especialistas pronosticaron que perdería al menos el 70 por ciento de sus funciones neurológicas (casi un vegetal), el oído y la vista por la gravedad de su situación.

Durante la intervención para disminuir la presión en la cabeza abarcó cerca de 20 centímetros y tuvo como principal secuela una parálisis facial, sólo le falta mover el globo ocular derecho, pero ya no representa un peligro para su vida.

Amigo de Eder Sánchez y la subcampeona olímpica Lupita González, a quien conoce desde su llegada al CDOM, el también estudiante de Contaduría Pública por la Universidad Nacional Autónoma de México, agradeció el invaluable apoyo del Coronel Ingeniero en Transmisiones Militares, Gavino Santoyo y a la Teniente Coronel Martha Leticia Yáñez, directora de Educación Física y Deportes de la SEDENA.

“Ya me siento recuperado físicamente y me siento apto para poder retomar mis entrenamientos y poder regresar al nivel que tenía hasta el día del accidente y ahora empieza el ciclo olímpico, lo cual es muy bueno para mi poder empezar a tomar al 100 % los entrenamientos y aspirar a llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020”, me comentó.

La CONADE lo asignó al equipo de Rubén Arikado y Alberto Cruz en la especialidad de 50 kilómetros y espera recibir la oportunidad de incorporarme a la selección de atletismo del ejército y retomar su entrenamientos.

Email: olimpionico6@hotmail.com

Twitter: @olimpionico10