imagotipo

Olimpiónicos

  • Héctor Reyes

El entrenador de caminata Juan Hernández, el artífice de la medalla de plata de Lupita González, durante los pasados Juegos Olímpicos de Río 2016, el lunes por la noche fue a recoger a su pupilo José Leyver Ojeda, a su regreso de Alemania, después de conquistar el primer sitio de los 50 kilómetros de caminata.

Estaba más que feliz por la marca que realizó el representante de las Fuerzas Armadas, al ubicarse como tercero de la clasificación de la Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo.

A los 34 días de haber competido en Monterrey, se presentó en Alemania y le fue muy bien, a pesar de que el clima estuvo pésimo, cambiante a lo largo de la competencia que presentó un cielo soleado hasta una granizada. Lo andarines regresaron enfermos de las vías respiratorias.

La marca de José Leyver fue de 3:45:09 que lo proyectó detrás del noruego Havard Haukenes (3:43:40) y del polaco Rafal Augustyn (3:44:42). Y esto empieza para él: “Lo tomé completamente desecho, muy lastimado y gordo”, declaró el experimentado entrenador que habló del reencuentro que tuvieron el año pasado después de Río de Janeiro.

Fue clave la preparación general que tuvo de noviembre a enero en la montaña: muy fuerte para el andarín que es una garantía, porque no padece de técnica, y se comprometió a echar toda la carne al asador hasta los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Además que a José necesitaba un resultado de esta naturaleza para creer en sus capacidades.

A su regreso, la sonrisa era parte de la comprobación del trabajo realizado. Le quedan tres meses para asistir al Campeonato Mundial de Atletismo en Londres, Inglaterra, por lo cual no participará en el Campeonato Panamericanos de Perú, ni en el Campeonato Nacional de Atletismo, en Monterrey.

Juan Hernández acordó con Antonio Lozano presidente de la FMAA que se respetaría el programa trazado y no se equivocó. Ya que mejoró por casi seis minutos la mejor marca que había realizado el año pasado. José Leyver, le dijo al profesor que iba a trabajar “cómo debe de ser, vamos a hacerla”.

José Leyver tiene 32 años, no es joven, pero la prueba de los 50 kilómetros se madura con la misma edad. Ocupó el lugar 25  en Londres 2012 y Río 2016, en su única participación mundialista en Daegu, en el 2011, fue 18. Sus perspectivas son mayores.

Email: olimpionico6@hotmail.com

Twitter: @olimpionico10